Para cerrar el vertedero de basura en llamas que ha sido el año 2017 en muchos sentidos, tenemos que referirnos a la larga y en ocasiones desafortunada entrevista dada por Bono a la revista Rolling Stone esta semana, hecha casualmente por su saliente editor en jefe Jann Wenner, mejor conocido por haber forzado a sus sub editores  a escoger Songs of Innocence como el mejor disco del año 2014 y por acusaciones de abuso sexual.

Durante la conversación, además de revelar que ha estado a punto de morir un par de veces y su experiencia en la reciente gira aniversario de The Joshua Tree, Bono destacó se siente desilusionado de que la música contemporánea se haya convertido, en sus palabras, “muy femenina”. También afirmó que el rock ‘n’ roll contemporáneo no estaba lo suficientemente “enojado”, reflejando lo que escucha su propio hijo, Elijah:

“Elijah está en una banda, y tiene sentimientos muy fuertes sobre la música, pero no hace ninguna distinción entre, digamos, The Who y The Killers. O, ya sabes, entre Nirvana y Royal Blood. No es algo generacional para él. Es el sonido y lo que está experimentando. Cree que la revolución del rock & roll está a la vuelta de la esquina”.

Si se preguntan si está de acuerdo con su hijo, pues esto fue lo que dijo:

“Creo que la música se ha vuelto muy femenina, y hay algunas cosas buenas sobre eso. Pero el hip-hop es el único lugar para la ira masculina joven en este momento, y eso no es bueno. Cuando tenía 16 años tenía mucha rabia. Necesitas encontrar un lugar para ello con guitarras, con una drum machine (…) Al final, ¿qué es el rock & roll? La rabia está en el corazón de todo. Algunos de los nombres más grandes del rock & roll tienen esa característica, por lo que The Who fue una gran banda. O Pearl Jam. Eddie Vedder tiene esa ira”.

Si bien es cierto que al principio de la entrevista Bono habló mucho de sus principios feministas y de varios esfuerzos que está haciendo en favor de la educación femenina alrededor del mundo con su iniciativa ONE Campaign, la verdad es que los comentarios del vocalista de U2 también van en contra de los números reales.

Dándole un vistazo a los artistas más importantes de Billboard en el año 2017, los hombres sin duda alguna todavía dominan la industria de la música. En la lista, 18 de los primeros 20 puestos están ocupados por hombres, y la primera mujer, Ariana Grande, aparece apenas en el número 15. Puede que las mujeres hayan ido popularizándose poco a poco en los géneros pop y R&B, pero no hay comparación con los números que logran los artistas masculinos.

Además, es difícil analizar exactamente lo que Bono quiso decir con “femenino”, aunque parece ser un término descuidadamente misógino y potencialmente homofóbico. Considerando que artistas como The Weeknd, Ed Sheeran, Lil Uzi Vert, Coldplay y hasta Guns N ‘Roses están en el Top 2017 de ventas, no sabemos a qué se refiere con música girly.

Y sí, las cosas en la actualidad son diferentes y los géneros urbanos son los que dominan los gustos de los consumidores en estos días… pero no está claro cómo el predominio del hip-hop como un modo de expresión de “rabia” para los hombres sería algo que “no es bueno” en lugar de simplemente demostrar un cambio de valores los gustos musicales. De hecho, para aquellos dispuestos a verlo, también hay una interpretación racial casual en el desecho del hip hop como un género musical válido de parte de Bono. Hmmm.

Además de un cambio obvio de paradigma, sería bueno recordarle al líder de U2 que su banda no produce un álbum realmente bueno desde al menos All That You Can’t Leave Behind, lanzado hace 17 años. Nos imaginamos que es difícil para Bono ser reemplazado en el mainstream musical, pues ni siquiera cuando regalaron el disco Songs of Innocence la gente quiso el álbum en sus iPhones, pero quejarse de tu propia irrelevancia revela una batalla ególatra que a pocos les interesa escuchar, Bono.

La verdad es que, al repetir una fórmula exitosa, U2 se ha encasillado hasta ser una banda casi exclusiva para sus fanáticos: atrás quedaron los 90 y los exitosos experimentos de Achtung Baby, Zoo TV o Pop. Y no, no hay nada malo en hacerlo. Artistas legendarios como Paul McCartney y The Rolling Stones siguen haciendo música y llenando estadios sin lanzar calificativos de género a la música actual que ya no los pone en el número uno. Bono, además de demostrar que pertenece a una generación de dinosaurios que se resisten al cambio, perdió una oportunidad de oro de quedarse callado.

Despues de leer, ¿qué te pareció?