Cuando el mundo creativo piensa que ya lo ha visto todo, siempre llega alguien nuevo para sorprender con un enfoque ingenioso, genuino y, a veces, hasta impactante. Hay muchos artistas que han causado un efecto sorpresa con sus creaciones artísticas, pero algunos lograron cambiar por completo la forma en que se ve el arte. El británico Damien Hirst es uno de ellos, y su obra poco convencional ha llamado mucho la atención en las últimas décadas, convirtiéndolo en el artista británico vivo más adinerado de la actualidad.

La pieza que puede decirse que representa a Hirst es The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living (1991), que muestra a un tiburón en una vitrina inmersa en formaldehído, y con la que Hirst comenzó a profundizar en el significado de la muerte, cambiando la percepción de la cultura pop y vinculando verdaderamente la vida, la muerte y el arte.

The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living (1991), de Damien Hirst

The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living (1991), de Damien Hirst

En los años siguientes, Hirst publicó otras obras similares como parte de diferentes exposiciones; los más conocidos incluyen Mother and Child Divided con una vaca y su cría cortada a la mitad y exhibida en un tanque lleno de formaldehído, y Away from the Flock que incluía una oveja exhibida en las mismas condiciones. Aunque este tipo de trabajos han elevado la reputación de Hirst en el mundo de la pintura, ha habido bastantes controversias que envuelven su práctica y acciones.

Sin embargo, el año pasado Hirst exhibió lo que es hasta los moemntos su magnum opus: Treasures From the Wreck of the Unbelievable, exhibido en dos de los museos más palaciegos de Venecia con 189 piezas en bronce, mármol, malaquita, cristal de roca, plata, oro y más que le dieron vida a la leyenda de un coleccionista (completamente ficticio) del siglo II, y su (completamente ficticia) acumulación de esculturas cubiertas de coral y reliquias religiosas rescatadas de un naufragio (completamente ficticio) en el Océano Índico.

"Demon With Bowl" (2017) de Damien Hirst. Fotografía: Andrea Frazzetta/INSTITUTE

“Demon With Bowl” (2017) de Damien Hirst. Fotografía: Andrea Frazzetta/INSTITUTE

La exhibición le tomó 10 años y más de USD $65 millones para crearla, y es probablemente la obra de arte más extravagante y cara que haya producido un solo artista. Ahora, luego de la polémica de la muestra, Hirst estrena un documental falso en Netflix para acompañar toda esta aventura, llamado igual que la exhibición: Treasures From the Wreck of the Unbelievable.

El “documental” sugiere que el show presentado por Hirst el año pasado era un tesoro perdido hace mucho tiempo y descubierto por un equipo de arqueólogos y buceadores de la costa de África oriental. El tesoro, según cuenta la historia, había sido ensamblado durante los siglos I o II por un antiguo esclavo convertido en un coleccionista voraz, llamado Cif Amotan II (un anagrama que en inglés resulta I Am Fiction o Soy Ficción).

La película sigue a un equipo de investigadores que identifican el naufragio de Amotan bajo la superficie del Océano Índico. Pero para recuperar el botín hundido, necesitan un benefactor: Damien Hirst. Aunque el diálogo se entrega con seriedad inexpresiva, el falso documental está lleno de guiños autocríticos para el público, y ya está disponible a través de Netflix en este enlace. A continuación, te dejamos el trailer:

Despues de leer, ¿qué te pareció?