Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives Politics

Neonazis, supremacistas blancos y KKK: Los consentidos de Trump buscan su cuarto reich

El grupo de supremacistas blancos de Charlottesville. Fotografía: Quartz
Words Mirangie Alayon

Para quienes estamos atentos las noticias ha sido imposible no prestarle atención en los últimos días a los sucesos acontecidos en Charlottesville, Virginia, en donde un grupo de nacionalistas blancos, miembros del KKK, neonazis y hasta trolls de ultraderecha que publican memes de Pepe la rana en Reddit se reunieron con antorchas la noche del sábado 12 de agosto a manifestar con cánticos como Blood and Soil, asociados con el tercer reich de Hitler. Encantadores.

Como sabemos, la protesta escaló el día siguiente cuando un grupo de ciudadanos de la ciudad estadounidense decidieron enfrentarse al rally de la llamada “derecha alternativa” para hacerles saber que las demostraciones de odio no tenían cabida en el lugar. ¿El resultado? James Fields, un neonazi de 20 años de edad, arremetió con un vehículo a un grupo de personas que protestaban contra su odio. Heather Heyer, una activista y abogada de 32 años, falleció en el suceso. Fields ya está en la cárcel.

Ante tales hechos, no sorprendió que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se tardara unos cuantos días en dar declaraciones: su historia de racismo es bastante larga, e incluso hay reportes de que su padre, Fred Trump, fue apresado en un rally del Klu Klux Klan en 1927. Luego de dar una condena bastante tibia a lo sucedido el pasado lunes, el martes 15 de agosto decidió corregirse, diciendo que los supremacistas blancos estaban en Charlottesville para defender la historia, que tenían permiso para estar allí y que eran “gente buena”. Además, para él la violencia había venido de “ambas partes“, porque obviamente, las personas que luchan contra nazis son el equivalente moral de los nazis. El ex líder del Klu Klux Klan, David Duke, se sintió muy agradecido:

Oh, Donald.

Unidos contra el odio

Si bien es cierto que desde hace mucho tiempo gran parte de la población norteamericana es irrefutablemente racista y todavía sueñan con haber ganado la Guerra Civil Norteamericana en donde el sur tal vez hubiese mantenido esclavos hasta el día de hoy, también es cierto que gran parte también está cansada de esta narrativa nostálgica de mierda que lo que ha hecho es romantizar la segregación racial. Así que como se imaginan, no iban a quedarse callados más allá del #ImpeachTrump.

Desde el mismo sábado comenzó una campaña para identificar a cada uno de los manifestates de la supremacía blanca capturados en fotografía y video, y los resultados han sido casi inmediatos: despidos, bloqueos de por vida en Facebook, Reddit y otros portales, familias que al descubrir las afinidades de sus hijos han decidido separarse de ellos, y además, el website neonazi The Daily Stormer tuvo que mudarse a un servidor y dominio ruso para poder seguir funcionando: nadie los quería alojar.

Ni siquiera Spotify quiere canciones en su plataforma que puedan ser asociadas con el KKK o la supremacía blanca. Durante la manifestación en Charlottesville, Vice News rodó un documental, en donde uno de estos neonazis llamado Christopher Cantwell declaraba a la cámara que no eran un grupo pacífico y que iban a matar a cualquiera que se interpusiera en su camino. La valentía no le duró mucho: cuando se enteró de que la policía lo estaba buscando para arrestarlo, se puso a llorar en otro video, diciendo que estaba aterrado de que la policía lo matara:

Compañías tecnológicas como Apple, Google, Facebook, Go Daddy y más se manifestaron en contra de los nacionalistas blancos, así como de Trump y sus declaraciones, donando millones de dólares a causas que defienden a las minorías, e incluso Trump tuvo que cancelar dos consejos de aliados de negocios de grandes empresas estadounidenses cuando más de la mitad renunció luego de sus palabras sobre Charlottesville. Además, hizo que el ex presidente Barack Obama se volviera viral en Twitter.

Oh, Donald.

Una vergüenza. Imagen: HBO

Una vergüenza. Imagen: HBO

¿Seguirá el “efecto Trump”?

Con de la victoria de Trump el año pasado, luego de un pánico inicial en los mercados económicos, las cosas parecieron estabilizarse para su mandato, al menos para sus seguidores conservadores. La derecha ha tenido en los últimos meses un repunte tanto en Europa como Latinoamérica, donde algunos líderes políticos han adoptado la posición de Trump hacia la inmigración como parte importante de sus campañas pese a que el liderazgo de Trump es el de un hombre tan inestable, que parece reaccionar a las preguntas que no puede responder con un perenne fake news!.

Aunque no existiera Trump, el racismo y los movimientos neonazis en Latinoamérica siguen existiendo con el fantasma de los criminales del tercer reich que escaparon a nuestras tierras, y con una increíble fuerza pese a la paradoja que eso significa. La derecha, sumergida en una crisis económica exacerbada por el capitalismo se enfrenta a un creciente descontento que altera los ánimos y empuja a muchos jóvenes a segregarse y asumir posiciones xenófobas y de extrema derecha.  Todos conocemos el caso de los neonazis peruanos y colombianos, que pese a sus tonos de piel siguen manteniendo una posición de adoración hacia su führer Hitler y su ideología, aunque los terminen golpeando por “negros” en marchas neonazis alemanas.

Nazis peruanos. Fotografía: Taringa!

Nazis peruanos. Fotografía: Taringa!

Lamentablemente, aún muchas personas en nuestro continente se jactan de ser Europeos pese a que sus orígenes son diversos y en su sangre corren indios, negros y una mezcla cultural exquisita que hace de nuestra idiosincrasia algo único. Aún vemos  lamentables incidentes de violencia xenofóbica y racista que refuerzan creencias discriminatorias, y esperamos que la ola de neonazismo y supremacía blanca de Charlottesville no forme parte del efecto Trump que tengamos que enfrentar.

Siempre debemos recordar que aunque se quiera copiar a la derecha racista, nuestro origen es mixto y diverso y que antes de ponernos a hacer sieg heils hay que darle un repaso a nuestra historia y nuestro tono de piel, y reconocer que delante de los verdaderos nacionalistas blancos somos tan escoria como cualquier negro o latino en Estados Unidos o Europa.

¿Qué tan blanco realmente eres?

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
Magazine

ISSUE #02

$5.000
Limpiar

Thom Yorke está harto de la apatía: “Si sales a la calle, si te involucras en la política, puedes cambiar las cosas. Ahora es mucho más difícil pensar así, pese al gran potencial de Internet y las redes sociales. De hecho, sucede lo contrario. Hay un vacío de acomodo y negación donde todas las opiniones son iguales y nada tiene consecuencias” + More