En tiempos de conflicto, es posible que muchos periodistas clasifique un área destrozada por la destrucción y el peligro sencillamente como una zona de guerra. Sin embargo, para los nativos de estos lugares, cansados de las balas, la ruina y el dolor es mucho más fácil entender cómo la naturaleza simple de la humanidad persiste a pesar de las dificultades: cuando las situaciones sin difíciles, nos volvemos más sencillo y podemos apreciar el momento.

Este es el caso del fotógrafo ucraniano Nazar Furyk, un narrador de imágenes que tiene un interés especial en compartir las historias reales del país que lo vio nacer. Después de un viaje de regreso a su ciudad natal de Kolomyia en Ucrania occidental, Furyk documentó una escena familiar para cualquiera que haya pasado por la adolescencia: la cultura juvenil.

“La vida aquí es como un trastorno bipolar, todo es genial, todo es malo, a veces neutral. La cultura juvenil es bastante similar en todo el mundo, aunque muchas veces se muestra mal en Ucrania, y por eso muchos extranjeros tienen este estereotipo sobre nosotros: vodka vodka vodka”.

Las fotos están hechas en matices atemporales de blanco y negro, llamando la atención sobre la vitalidad escondida entre el conflicto. Capturados bebiendo, fumando, comiendo, llevando puestos outfits adidas y disfrutando de la naturaleza al desnudo, estos adolescentes de Kolomyia parecen invencibles, y sin embargo, no tienen nada fuera de lo común.

Las imágenes de Furyk nos dan esa sensación auténtica y relajada que va más allá del estilo documental: esa que toca nuestros recuerdos y nos hace sentir una vez más lo que se siente ser un adolescente libre y relajado, aunque el mundo parezca acabarse a su alrededor.

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Fotografía: Nazar Furyk

Despues de leer, ¿qué te pareció?