En el año 2011, el fotógrafo norteamericano basado en Berlín, Mustafah Abdulaziz, asumió el desafío de fotografiar lo que el agua significa para nuestro mundo, así como su influencia en nuestras culturas y las diferentes formas en que se utiliza. En lo que ahora contempla como un proyecto de 15 años llamado Water, Mustafah planea visitar 32 países para descubrir las actitudes de la gente hacia el agua. Es un proyecto enormemente ambiciosa no sólo en cuanto a tiempo y recorridos, sino también en la forma en la que el fotógrafo se esfuerza esforzarse para contar una historia tan compleja.

Hasta ahora, Mustafah ha visitado ocho países, pasando por la India, Sierra Leona y Nigeria hasta China y Estados Unidos, todos con una relación diferente con el agua. Mientras que en India fotografió el contaminado río Ganges, en California sus imágenes demuestran los efectos de sequías en el paisaje. Con cada visita, busca reflejar cómo el agua forma parte de cada aspecto de la vida: se mueve más allá de la cultura, la religión y la localización, pero en algunos casos, su significado está intrínsecamente moldeado por esos mismos elementos.

“El agua impregna nuestra existencia en todas las facetas, no sólo en el entendimiento obvio y superficial de cuánto nuestros cuerpos están compuestos de agua, o cuánta agua necesitamos beber para sobrevivir, sino en sus características más relevantes y definitorias. El agua es el paisaje de nuestra historia común y nuestros antepasados ​​cruzaron las aguas para alcanzar nuevos horizontes. La envenenamos, enfermos por nuestra sed de combustibles fósiles. Los océanos, mares y ríos son los lugares donde han surgido algunas de nuestras ciudades y civilizaciones más grandes. Los animales con los que compartimos este planeta existen en las profundidades del agua y en sus superficies”.

Para Mustafah, el agua incluso refleja nuestra actitud hacia otros recursos; pues es una muestra de nuestra voluntad de destruir constantemente nuestras riquezas a largo plazo para que podamos tener ganancias rápidas a corto plazo.

“Está presente en nuestro arte, en nuestras pinturas y en nuestras historias espirituales que datan de millones de años. Es fundamentalmente el recurso más importante para nuestra existencia continuada y un gran reflector sobre el cual se definen nuestro comportamiento, nuestras fortalezas y nuestras debilidades”.

Sin embargo, el hecho de que el agua influya sobre todos los aspectos de nuestro mundo también hace difícil construir una historia cohesiva a su alrededor. Sin embargo, Mustafah quiere centrarse en el concepto más amplio, pues lo que le interesa es la posibilidad de que la fotografía proporcione el elemento de trascendencia: no como un simple medio de información, sino como una forma de arte capaz de elevar el sentido de existencia de los espectadores, conectándolos con su mundo natural y su propia mortalidad.

Para este fotógrafo, el proyecto Water no es una simple documentación de una crisis moderna, ni una observación de la humanidad en disonancia con la Tierra, sino un portal humanista inspirado en el agua y de cómo esta nos conecta con la vida misma. Para alcanzar este propósito superior, Mustafah siente que necesita ser consciente de sus propias interpretaciones e intenciones al momento de fotografiar, por lo que trata de no influit en sus imágenes.

El conflicto a la hora de capturar estas imágenes es lograr capturar algo realmente poderoso y no quedar satisfecho con la mediocridad. Al fin y al cabo, Water no es sólo un intento ambicioso de contar una amplia historia de uno de los recursos más importantes del mundo, sino de recordarnos una vez más que el planeta es un sistema orgánico complejo con una fecha de vencimiento que cada vez se acerca más.

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

"Water". Fotografía: Mustafah Abdulaziz

“Water”. Fotografía: Mustafah Abdulaziz

Despues de leer, ¿qué te pareció?