Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
News Perspectives

Moria, el campo de refugiados en Grecia en donde niños intentan suicidarse todos los días

Uno de los niños refugiados en Moira. Fotografía: BBC
Words mor.bo

Aunque en los últimos meses la atención de los medios se ha enfocado más que todo en la situación de las familias centro y sudamericanas separadas en la frontera de los Estados Unidos y de los innumerables maltratos que los menores de edad han sufrido a manos del estado encabezado por Donald Trump, lo cierto es que la crisis de refugiados alrededor del mundo sigue siendo tan o más urgente que antes.

Todavía escuchamos noticias de barcos con prohibición de desembarque, de muertes en el mar Mediterráneo, de grupos criminales que roban los ahorros de familias necesitadas y que les prometen llegar a Europa de manera segura para luego abandonarlos, y sobre todo, de los campos de refugiados llenos de enfermedades y hacinamiento.

Este es el caso del Campo Moira, localizado en la isla griega de Lesbos, y construido en el año 2015 como una estación de “tránsito” para que quienes llegaran por el mar al continente Europeo a través de Grecia pudieran pasar unos días antes de seguir su camino. Un esfuerzo humanitario de paso. Ahora, tres años después, el lugar que debía albergar máximo a 2000 personas, se encuentra a una capacidad inhumana: hay alrededor de 8000.

Todo gracias a la política de “contención” de la Unión Europea, que mantiene a las personas en la isla en lugar de transferirlas al continente, en una especie de limbo que se ha convertido en un infierno para las familias que están allí. Las pequeñas tiendas, originalmente hechas para 4 personas, ahora albergan a 17 en promedio. Las condiciones sanitarias están a punto de colapsar debido al hacinamiento (hay 70 personas para cada baño), a la poca salubridad (es usual encontrar heces y orina en todos los suelos), y a la violencia que puede desarrollarse en cualquier momento por comida o techo.

De acuerdo con la ONG Médicos Sin Fronteras, este es el lugar con las peores condiciones de todo el mundo para los refugiados en la actualidad, de acuerdo a uno de sus voluntarios, Luca Fontana, quien incluso trabajó durante el brote de Ébola en el continente africano hace unos años.

“Nunca he visto el nivel de sufrimiento que presenciamos aquí todos los días. Incluso aquellos afectados por el Ébola todavía tienen la esperanza de sobrevivir o tienen el apoyo de su familia, su sociedad, su pueblo, sus amigos. Aquí, el sistema le quita la esperanza a todos”.

Según Fontana, las familias buscan escapar del lugar todos los días por cualquier medio, y son reprimidos por las autoridades, quienes les lanzan gases lacrimógenos, empeorando más la tensión del lugar. Los niños no duermen, el sectarismo y el racismo están ya existentes, ya sea entre suníes y chiítas, o kurdos, árabes y afganos, y el ambiente es un campo de cultivo para peleas constantes.

Depresión, la asesina silenciosa

Una de las familias refugiadas en la isla de Lesbos. Fotografía: BBC

Una de las familias refugiadas en la isla de Lesbos. Fotografía: BBC

Eso sin hablar de los problemas de salud mental: la mayoría de las personas tienen sintomas de estrés post-traumático, ansiedad, depresión, y tanto jóvenes como adultos parecen sufrir de ataques de pánico de manera constante. Pero lo más preocupante es que todos los días hay intentos de suicidio de menores de edad, incluyendo a niños tan pequeños como de 10 años.

“Es algo que estamos viendo constantemente”, dice Fontana, quien agrega Médicos Sin Fronteras están reportando las condiciones del campo a la agencia de la ONU para los refugiados ACNUR, así como al ministerio de salud de Grecia con la esperanza de que pueda hacerse algo al respecto. “A pesar del hecho de que presionamos para trasladar a estos niños a Atenas lo más pronto posible, no está sucediendo. Esos niños todavía están aquí”.

De acuerdo con cifras de la Unión Europea, 71.645 nuevos refugiados llegaron a Grecia por mar hasta el pasado mes de junio, y solo 2.224 han sido devueltos a sus países. Parece que la burocracia de una organización que cierra las fronteras de Europa, también se olvida del drama humano que viven innumerables personas alrededor del mundo, que son mantenidas en condiciones infrahumanas mientras políticos deciden sobre sus vidas tal vez sin saber por lo que pasan. ¿Cuántas generaciones perderemos por la incapacidad de vernos unos a otros como seres humanos?

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 3
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 13
    Me deprime
  • WTF!
  • 1
    Me confunde
Canvas

MOR.BO × Lin Zhipeng

CLP $6.000

Yayoi Kusama acerca del miedo Aunque estemos pasando por un momento oscuro y difícil, estos nos ofrecen una oportunidad de aprender quiénes somos. “La psiquiatría no era tan aceptada en mi juventud como lo es ahora. Tuve que luchar por mi cuenta con lo que me pasaba, con mi ansiedad, sin hablar de las visiones y alucinaciones que a veces me abrumaban”. + More