Si eres un ciudadano de YouTube, lo más probable es que en algún momento te hayas encontrado con Poppy, un ícono de Internet y de la cultura pop de 23 años de edad, al menos en su extraño rincón de la web, y que en sus casi tres años de existencia incluso ya ha inspirado su propia religión.

Su canal de YouTube, es un portal digital alucinógeno, extraño y con millones de visitas que sirvió como una prueba de qué tan lejos una chica rubia que repetía frases robóticas durante minutos sin final podía llegar. Y la estrategia sirvió, pues el año pasado lanzó su primer álbum de estudio bajo el sello Mad Decent de Diplo, se embarcó en una gira, apareció en una campaña de Sanrio, e incluso hizo un show en Snapchat.

Poppy hace música, sí, pero eso es solo una pequeña parte de lo que hace todos los días en sus videos: come algodón de azúcar, se cepilla el cabello, habla con plantas, se maquilla, pinta, salta, y hasta queda tendida en el suelo. Es como una cyborg real rodeada de tonos pasteles, una figura tan creepy como fascinante, y con una voz tan dulce como cualquier colegiala japonesa de animé.

Su personalidad es como la de una inteligencia artificial: precisa, recatada. Como si hablaras con Siri o con Alexa, o el asistente de Google en tu teléfono. Tiene un fandom increíblemente apasionado (se llaman a sí mismos Poppy Seeds),  sus stans la califican de reina y de diosa, y con un nuevo álbum en camino, Poppy solo quiere que te rindas ante ella y sus ambiciones de ser la electroqueen de la pista de baile.

“Es una sensación increíble saber que algo que publiqué en Internet pueda afectar a tanta gente. Solo quiero hacer que el mundo sea feliz y lindo porque nadie más lo está haciendo en este momento, así que quiero que quienes me escuchen se sientan como en una especie de situación familiar alternativa. Como si fuesen parte de mi culto”.

Se espera que para finales de año deje caer su nuevo larga duración, llamado Am I A Girl? en el que trabajó con el productor Fernando Garibay (encargado del disco Born This Way de Lady Gaga), uniendo influencias como Gary Numan, Kate Bush, Madonna y Of Montreal, y en donde la escucharemos con Grimes y con Diplo. De hecho, el día de hoy se estrenó su video colaboración Time Is Up con el productor, en donde Poppy parece una creación de una canción de Daft Punk que tomó vida para convertirse en nuestra líder robot.

El disco aún no tiene fecha de llegada (se espera que llega a finales de este año), pero será la primera vez en la que Poppy se separará de su alter ego para llevarle a sus fans una nueva dimensión sobre sí misma y su música. Tiene como idea para su gira un espectáculo inmaculado salido de una serie de ciencia-ficción en donde quienes vayan a verla se sientan bajo los efectos del MDMA tan solo con estar allí, como un éxtasis religioso al ritmo del electropop en donde solo tiene cabida la líder de un culto que le da abre los brazos a todos, sin cuestionar género, sexualidad o edad. Bienvenidos a la iglesia de Poppy.

Despues de leer, ¿qué te pareció?