Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Riot

DrefQuila, el superstar chileno que canta trap con poesía y fuego

DrefQuila. Fotografía: Instagram/DrefQuila
Words mor.bo

El artista chileno Claudio Montaño, mejor conocido como DrefQuila, ha sentido el beat en la sangre desde que era niño, desde que el corazón le bombeaba en las calles de Coquimbo como un bum-bum bajo la piel al mismo tiempo que comenzaba a interesarse en los géneros urbanos. Su primer amor fueron el rap y el hip-hop, comenzando a amasar seguidores desde el 2015 con freestyles que le dieron la posibilidad de hacerse una carrera en la escena nacional.

A los 18 años ya tenía tres discos de rap bajo la manga, pero en el 2016 pasó algo que cambiaría su mundo para siempre: el ritmo electrónico y callejero de Atlanta terminó capturándolo, como una abeja que llega a una espesa miel.

Una vez que conoció el trap, nunca terminó mirando atrás. Dejó una carrera de tecnólogo médico para dedicarse de lleno a la música cuando se dio cuenta de que su futuro no iba a estar en una bata de laboratorio si todo el día se la pasaba haciendo fórmulas de beats y de letras.

“Ahí dije esto es, me di cuenta que podía combinar sonidos más nuevos y hablar de cosas que no eran tan bien vistas en el rap. El trap me permitía además jugar musicalmente, con las melodías. En ese momento encontré que el rap era el futuro, que ahí tenía la libertad que necesitaba. Hoy día si quiero incorporar cosas del reggaeton, de la salsa, de la cumbia, lo puedo hacer”.

Desde entonces se ha convertido en uno de los representantes más importantes del género en nuestro país. Tiene millones y millones de visitas en cada uno de sus temas publicados en YouTube, aventurándose con ritmos que suenan a trapper internacional, y con letras que dejan los clichés de las putas, las drogas, las armas de fuego y la violencia de barrio de un lado para hacer algo diferente.

“Yo no puedo escribir de algo que no soy, no me puedo mentir. No voy a andar diciendo que tengo joyas, porque no tengo. Qué flojera tener que andarme consiguiendo joyas para un video o decir ‘oye, sabís que dije en una letra que tenía unas (zapatillas) Jordan… ¿me prestái unas por favor?’. ¡Nooo! Mal ahí, hermano, jajaja. Yo canto de lo que soy y de lo que sé, de lo que pensé en el día”.

A finales de este año lo podremos ver en el festival Fauna Primavera, demostrando su talento en un género tan vapuleado y tan popular al mismo tiempo, y tal vez nos demuestra una vez más que su poderío de freestyler sigue tan intacto como cuando comenzó: si bien recordamos, el año pasado logró el segundo lugar en la Batalla de los Gallos, y escuchándolo, queda claro puede lanzar bombas molotov líricas frente a quien se le presente. “De por sí quien improvisa ya tiene un gran talento. En cuanto a mi música, dejo que fluya. Si me levanto con ganas, e ideas, de hacer algo puedo sacar una canción en una hora”.

Ahora, con 20 años de edad, DrefQuila tiene la mirada puesta en el futuro, pero sobre todo hacia arriba, donde están artistas como J Balvin, quien ya se codea en las grandes ligas con Beyoncé y Cardi B. No le teme a la fama ni a la presión, pues dice estar entrenando la mente y el cuerpo y dominando el ego para estar preparado si llega ese momento.

Ya está firmado con Warner Music y a principios del mes pasado dejó caer un track llamado Carácter que es solo un abreboca de lo que puede hacer y de lo que viene. A prepararse, que ahora es cuando comenzaremos a escuchar a DrefQuila.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • 3
    Me prendió
  • 4
    Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde
Magazine

ISSUE #02

CLP $5.000
Limpiar

Yayoi Kusama acerca del miedo Aunque estemos pasando por un momento oscuro y difícil, estos nos ofrecen una oportunidad de aprender quiénes somos. “La psiquiatría no era tan aceptada en mi juventud como lo es ahora. Tuve que luchar por mi cuenta con lo que me pasaba, con mi ansiedad, sin hablar de las visiones y alucinaciones que a veces me abrumaban”. More