En su perfil de Twitter, la primera frase que puede leerse acerca de esta actriz, productora y rapera neoyorquina es la frase who the fuck is Awkwafina?, que sirve como la introducción perfecta para hablar sobre ella: su nombre real es Nora Lum, tiene 29 años de edad y su marca de fábrica es el humor autocrítico. Es probable que la hayas visto recientemente en la pantalla en la nueva entrega 100% femenina de Ocean’s 8, acompañando a figuras como Cate Blanchett, Sandra Bullock y Rihanna, pero en su futuro no solo hay películas, un programa de televisión y más música, sino probablemente más atención.

La nativa de Queens comenzó a sembrar su creatividad en la escuela secundaria neoyorquina de LaGuardia (mejor conocida como la escuela de la fama gracias a ex alumnos como Sarah Paulson, Timothée Chalamet, Nicki Minaj, Adrien Brody y más), donde no solo incursionó en lo artístico, sino que la hizo descubrir el corazón cultural de NYC.

Se le ocurrió el sobrenombre de Aquafina a los 16 años, solo porque le gustaba la forma en que sonaba, y años después lo cambiaría a Awkwafina mientras comenzaba a hacer beats en su MacBook, influenciada por héroes de su ciudad natal como A Tribe Called Quest. Aunque comenzó a rapear a los 13 años, no se tomó las cosas en serio sino hasta un poco después, ya que su entrenamiento en jazz y música clásica (sabe tocar la trompeta como una diosa) la hizo pensar que su futuro estaba quizás en otra parte.

Su hype comenzó ya hace algunos años: en el 2013 se convirtió en una sensación viral gracias a videos de YouTube que combinaban su destreza cómica y rimas hábiles en clips como My Vag, y ahora, luego de una pausa de cuatro años del rap, lanzó un nuevo EP titulado In Fina We Trust para coincidir con el lanzamiento Ocean’s 8. Sus canciones son audaces e increíblemente inteligente, cortando como una katana tópicos como el feminismo, la ultraderecha o la subversión de los clichés machistas en el hip-hop.

Aunque ha sabido ponerse en el mapa en términos de su género y raza en la industria del hip-hop, eso no significa que se tome muy en serio, o quiera convertirse en una rapera política o activista: por el contrario, está interesada en el uso de la comedia para transmitir su audaz mensaje de celebrarse a sí misma como una persona con sus propias experiencias y antecedentes únicos.

En sus tracks, Awkwafina subvierte una variedad de tropes: su personalidad alterna entre una celebridad fanfarrona que está obsesionada con sus propios genitales y una artista que se da cuenta de su propia pequeñez, y una que juega con la autocrítica de manera divertida. Es una parodia cortante de la cultura hip-hop con sabor asiático, muy consciente de la presión de la representación, pero evitando ser reducida a su identidad.

Los temas de su primer EP zigzaguean a través de una vertiginosa variedad de referencias culturales, desde Pocky hasta el rapero Donald Glover, demostrando que es asiática y mucho más. Cuando tenemos un rato escuchándola hablar de quién es, la pregunta who the fuck is Awkwafina? finalmente tiene respuesta: es una neoyorquina, una millennial, un talento inesperado, pero sobre todo, una boss.

Despues de leer, ¿qué te pareció?