Cuando la fotógrafa italiana Monia Lippi estuvo de visita por Ho Chi Minh, Vietnam, notó algo muy curioso: la cultura local está obsesionada por tener la piel blanca. Un día cuando fue a comprar desodorante se dio cuenta de que casi todos los productos cosméticos tienen la palabra “aclarante”, y a Lippi le fue casi imposible conseguir algún producto que no tuviese algún agente que aclarara el tono de piel. Esto fue bastante difícil de entender para ella, ya que en Italia a la gente le gusta mucho el tono dorado de la piel tostada por el sol.

Luego de investigar un poco, comenzó con un proyecto llamado White Skin, en el que se dedicó a capturar imágenes de todas las personas que manejaban motos y scooters durante el día en la ciudad, y que pese a estar bajo un sol inclemente y un clima caliente y húmedo, se cubren de pies a cabeza para evitar que la piel se les oscurezca. Lippi tenía 120 segundos para tomar las fotos mientras el semáforo estaba en rojo.

Mientras caminaba por el tráfico de la ciudad, Lippi comenzó a darse cuenta de los interesantes atuendos de las conductoras, en especial las más jóvenes, que estaban llenos de color y tenían gran cantidad de accesorios: máscaras, bufandas, lentes de sol a la moda, mangas largas, guantes, pantalones ceñidos y medias de nylon con sandalias.

Cuando investigó más a fondo el fenómeno, descubrió que en la mayoría de los países del sur de Asia pasa lo mismo: Japón tiene la industria líder en productos para el aclarado de la piel, y en Tailandia existen inyecciones, rayos láser y hasta jabones para hacer que la piel de las zonas íntimas de las mujeres sean más blancos. En estas culturas, la piel blanca denota una gran diferencia en la clase y el estatus social de una persona, lo que denota una fascinación histórica con el mundo occidental y el deseo de no ser percibidos como pobres.

Aunque realizar las fotos frente al tráfico amenazador fue un reto, Lippi asegura que fue también divertido, ya que la mayoría de las personas en las imágenes solían saludarla, y ella sentía que tras sus máscaras se ocultaba una sonrisa casi siempre. Además, era interesante imaginar qué tipo de persona se ocultaba tras todos estos accesorios. Como nota final, Lippi comentó que espera que esta moda de la piel blanca pase pronto para seer reemplazada por la de la piel dorada, ya que en la literatura vietnamita, los hérores y las heroínas son descritos de esta manera.

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia Lippi

White Skin de Monia Lippi

Fotografía: Monia LippiMonia Lippi

Despues de leer, ¿qué te pareció?