Aunque muchos quisiéramos irnos de compras una vez al mes por el prestigioso boulevard de Rodeo Drive en Beverly Hills, la verdad es que la mayoría de nosotros cuenta con un presupuesto limitado a la hora de escoger las próximas piezas de nuestro guardarropa, razón por la cual hemos favorecido por algún tiempo tiendas como Zara, H&M y Primark, que combinan no sólo las tendencias más recientes, sino un precio relativamente razonable.

Y si bien es cierto que a muchos nos gusta ir personalmente a la tienda a probarnos la ropa, los retailers digitales se han hecho cada vez más populares. Portales como Alibaba en donde muchos adquieren (a su riesgo) ropa proveniente de China con sus estilos preferidos a una fracción del precio, también hay alternativas como la británica Boohoo, quienes ya tienen un tiempo estableciéndose como los campeones de las #microtendencias en Instagram.

Tal como lo reporta El País, el website tiene un modus operandi bastante sencillo: producir de manera constante de acuerdo a la tendencia y a la preferencia de los compradores, que provienen casi todos de redes sociales como Instagram.

Loving a ruffle at the mo 💕 @lipsylondon #lipsylondon #blackstyles #ootd #kneehighboots #boohoo #myboohoostyle #lipsy

Una foto publicada por Ruby Fairs (@ruby190) el

La tienda, que hasta los momentos sólo existe en Internet, coloca entre 100 y 300 piezas nuevas todos los días, y de acuerdo a la demanda, producen más de cada unidad o simplemente la sacan de producción en 48 horas si no ha tenido aceptación. Si por el contrario un vestido se ha vendido bien durante esos dos primeros días, se ordenan muchos más, garantizando buenas ventas con un modelo de prueba y repetición.

Más que outfits básicos, Boohoo se inspira en los estilos de moda en el momento, y los producen casi de manera inmediata. Investigan las tendencias entre sus seguidores y usuarios (usualmente entre los 16 y los 24 años), y prometen una entrega de 24 horas, el menos para Europa. Según el website Business of Fashion, tan sólo el año pasado Boohoo tuvo ganancias del 260%, casi todo con ventas realizadas a través de un dispositivo móvil.

Con el surgimiento de las pop-up shops (tiendas itinerantes que sólo existen por varias horas o varios días en puntos específicos que provoquen ventas), Boohoo ha estado presente por un par de años cerca del festival de Coachella, y tienen pensado hacer el mismo sistema en otros puntos del planeta en donde se encuentren la mayoría de sus clientes.

Pese a que cadenas como las que mencionamos al principio del artículo tienen por detrás una gran maquinaria de producción, la novedad de una tienda que esté día a día pendiente de las más recientes tendencias es realmente tentadora, y una verdadera amenaza para cadenas más conocidas, que si bien continuarán teniendo público, jamás estarán en el radar de los verdaderos fashionistas.

Despues de leer, ¿qué te pareció?