Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

“Mi vida no es tu porno”: La epidemia de acoso con cámaras escondidas que sacude a Corea del Sur

Un hombre tomando una foto bajo la falda de una mujer . Fotografía: East Asia Tribune
Words mor.bo

En estos días, ser mujer en Corea del Sur y tener la necesidad de utilizar un baño público, ya sea en tu propia oficina, en un centro comercial, en un hospital o en un restaurante, implica tomar ciertas precauciones. Muchas suelen usar una sudadera negra para evitar ser identificadas, otras llevan máscaras en sus rostro, o incluso pasamontañas. Todo es por su propia seguridad: nunca saben cuándo podrían estar siendo filmadas en secreto con cámaras escondidas en el techo, las paredes de los baños, las lámparas, o incluso en los mismos inodoros.

En los últimos años, se ha vuelto cada vez más popular en el país asiático una modalidad de acoso sexual conocida como molka, y que se ha convertido rápidamente en la categoría pornográfica más popular en ese país. De acuerdo con un estudio de este año realizado por la Asociación de Mujeres Abogados de Corea, el 24.9% de los delitos sexuales en el país involucraron cámaras en 2015, comparado con el 3.6% en 2006.

Además, la investigación encontró que no hay un lugar seguro para las mujeres, pues las estaciones de metro tenían la mayoría de las cámaras espías, pero que también estaban proliferando en espacios como autobuses, taxis, piscinas y  supermercados. Según los informes, las cámaras también se instalan en los zapatos de los hombres para tomar fotos por debajo de faldas.

A principios del mes de junio, más de 30.000 mujeres se reunieron en Seúl para protestar su enojo, frustración e impotencia ante la creciente amenaza del porno spycam en el país. Las mujeres llevaron pancartas con lemas como mi vida no es tu porno y no soy porno coreano. Se vistieron de rojo con la cara cubierta para evitar ser identificadas y acosadas ​​sexualmente en línea, y denunciaron el sexismo gubernamental que ha permitido que este tipo de prácticas no sean penalizadas.

La protesta contra el sexismo

Parte de la marcha realizada en Seúl a principios de junio. Fotografía: Courage to Be Uncomfortable

Parte de la marcha realizada en Seúl a principios de junio. Fotografía: Courage to Be Uncomfortable

De hecho, parte de la indignación por las leyes discriminatorias de género del gobierno alcanzó su punto máximo el mes pasado cuando una mujer de 25 años fue arrestada en menos de un día por fotografiar secretamente a un modelo masculino desnudo durante una clase de dibujo en la Universidad de Hongik. El incidente destacó la investigación expeditiva de la policía porque la criminal era una mujer, pero cuando han habido miles de casos similares en las que los hombres son quienes causan hostigamiento, hay una falta de urgencia similar y una investigación rápida.

Según la policía, el número de detenciones de molka aumentó de 1.110 en 2010 a más de 6.600 en 2014, aunque se cree que el número real de casos es mucho mayor. De las 16.201 personas arrestadas entre 2012 y 2017 por realizar grabaciones ilegales, el 98% eran hombres; y el 84% de las 26,000 víctimas registradas durante ese período fueron mujeres. Aunque los delincuentes enfrentan se enfrentan a una multa de hasta 10 millones de won (unos USD $ 9.000) o una sentencia máxima de prisión de hasta cinco años, las activistas dicen que a la mayoría se les ordena pagar modestas multas y en la mayoría de los casos el crimen queda impune.

De acuerdo con Wee Eun-jin, directora del comité de derechos de las mujeres de la ONG coreana Lawyers for a Democratic Society, la ley actual hace poco para ayudar a las víctimas, pues hay casos en los que no se toman medidas contra un sospechoso porque los videos solo muestran las piernas o nalgas cubiertas de las víctimas, algo que nos e considera como una humillación aunque los videos hayan sido tomados sin ningún tipo de permiso y violan la privacidad,

“Las víctimas viven con miedo constante, y a menudo les aconsejo que no lleven su queja a los tribunales ya que sé que no las llevará al resultado que desean. Es desgarrador, las víctimas tienen que buscar a través de innumerables sitios web en busca de videos que muestran sus genitales, y luego capturar la imagen para que puedan mostrarla a la policía. Es humillante”.

¿Vientos de cambio?

Parte del equipo que "limpia" los baños públicos de cámaras escondidas. Fotografía: The Business Times

Parte del equipo que “limpia” los baños públicos de cámaras escondidas. Fotografía: The Business Times

Como resultado de la protesta, más de 400.000 personas recientemente firmaron una petición llamando al gobierno a obligar a la policía a investigar adecuadamente todas las acusaciones de molka, por lo que las autoridades coreanas anunciaron que gastarán 5 mil millones de won para controlar regularmente las cámaras ocultas instaladas en los más de 50.000 baños públicos del país.

El plan requerirá equipos compuestos por miembros de gobiernos locales, la policía, la oficina de educación, instituciones públicas y grupos de mujeres que tomarán medidas enérgicas contra las cámaras ocultas ilegales. El servicio público en áreas densamente pobladas se revisará más de una vez a la semana, mientras que las áreas menos pobladas se revisarán con menos frecuencia, con equipos de inspección que utilizarán herramientas de radiolocalización y dispositivos de localización de lentes para encontrar las cámaras.

Adicionalmente, un equipo conformado por más de 1200 investigadores se encargarán de allamar a websites de video que se dedican a alojar este tipo de material en Internet, así que los operadores de páginas pornográficas, usuarios que suben este tipo de videos y personas que los comparten en redes sociales también serán investigados.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 8
    Me deprime
  • 2
    WTF!
  • 2
    Me confunde
Magazine

ISSUE #02

$5.000
Limpiar

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. + More