TEXTO mor.bo — 31 Ago. 2018

Puede que en estos días Mark C. O’Flaherty se mejor conocido como un editor y editor de estilo para publicaciones  británicas como The Financial Times, Esquire, y The Telegraph, pero a principios de los 90 comenzó a fotografiar sus salidas nocturnas mientras estudiaba cine en la Escuela de Comunicación, cerca de Oxford Circus en Londres.

Su educación en el centro de la ciudad significó que pasó gran parte de su tiempo libre en el cercano Soho, donde la resaca de los años 80 dio pie a una vida nocturna llena de excesos y en donde la cultura de club pasó al primer plano entre fanáticos del arte y la moda, entre drag queens y éxtasis, entre Grace Jones y Alexander McQueen, y donde las inhibiciones eran la norma, al igual que las resacas de cuatro días.

“Aunque estaba disfrazado, no pensé que esa fuera una razón suficiente para que yo fuera interesante. Todo el mundo ama que se tomen sus fotos, y si en ese entonces tenías una cámara en un club nocturno, estabas contribuyendo a la cultura. La gente estaba experimentando, los clubes estaban cambiando porque las drogas estaban sucediendo de una manera muy nueva. El éxtasis se apoderó de todo en Londres durante ese tiempo y  la cocaína era lo más importante en Nueva York”.

Ya fuese en Londres, Manchester o NYC, O’Flaherty usualmente terminaba en la pista de baile entre los asistentes al club con su cámara Polaroid, capturando cualquier cosa que atrayera el foco de su lente. El resultado son una serie de instantáneas de momentos de algunas de las figuras más emblemáticas de ese mundo: Grace Jones tomándose un descanso; Alexander McQueen posando; Leigh Bowery exhibiendo sus creaciones fashion. Todos los íconos de la vida nocturna capturados en sus momentos más honestos.

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty

Fotografía: Mark C. O’Flaherty