Maysa se siente orgullosa de su piel, su belleza y de su pelo africano”, dice la fotógrafa brasilera Luisa Dorr de su musa de 13 años y amiga cercana, a quien ha documentado por los dos últimos años. La artista recuerda de manera vívida cuando conoció a la chica, de apenas 11 años, en el Palacio do Cedro durante el concurso Joven Miss Brasil: llevaba un vestido verde y soñaba con participar algún día en la competencia.

Dorr nunca se olvidó de Maysa y de escuchar acerca de sus muchos sueños, y cuando su madre se acercó a ella meses más tarde, la fotógrafa no dejó pasar la oportunidad de fotografiarla. La madre de Maysa, que se gana la vida como secretaria y está separada de su padre, quien es policía, no puede pagar un fotógrafo, por lo que Dorr accedió a hacer el portafolio de modelaje de la jovencita de forma gratuita. Después de esa primera sesión, la familia le dio la bienvenida a su casa en Brasilandia, una gran favela de São Paulo. La vida en la zona no es fácil, y la madre de Maysa trabaja duro para ganarse la vida. Ella y Maysa comparten una casa con la hermanita menor de Maysa, así como con sus tíos y tías, y las tres duermen en la misma habitación.

Seis meses después, Maysa entró en el mundo de los certámenes; se llevó a casa el título de Joven Miss São Paulo “Belleza Negra”, reservado para las chicas de su color. De allí estaba lista a pasar a la competencia nacional, pero los organizadores decidieron no tomarla en cuenta, por lo cual su madre se encuentra demandándolos debido a la discriminación. Aún así, Maysa persigue su carrera como modelo. Estudia mucho durante toda la semana, y dedica su día domingo a la formación en la pasarela. En palabras de Dorr, es “el día de la belleza” tanto para Maysa como para su hermana, que está siguiendo sus pasos.

La familia siempre fue generosa con Dorr, aunque les tomó un poco de tiempo involucrarla en su vida cotidiana. El racismo es palpable en Brasil, y la presencia de una fotógrafa blanca fue un obstáculo al principio. En los últimos años, sin embargo, Dorr ha convertido en parte de la familia, y el color de su piel ya no importa. Se siente como una hermana mayor para Maysa, y han hablado con franqueza sobre el racismo. Más que nada, Dorr admira la extraordinaria tenacidad y la voluntad de prosperar de Maysa. Aunque es apenas una adolescente, ya está preparando el camino para otras chicas como ella. De acuerdo con la fotógrafa, es posible contar con los dedos de la mano las veces que se ve gente negra en el cine, pero Maysa está retando esos conceptos, pues sabe de dónde viene, y eso la hace más fuerte.

Dorr espera que algún día Maysa sea descubierta y aceptada en el mundo de la belleza convencional, pues merece la validación de que alguien le diga que es lo suficientemente buena, aunque ella no lo necesite, pues tiene la fuerza interior para forjar su camino, sin importar los obstáculos.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Luana, la hermana de Maysa, decidió que también quiere ser modelo.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Domingo por la mañana, luego de comprar pan para el desayuno.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Maysa juega con un velo de su madre en el jardín.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

La primera imagen que la fotógrafa tomó de Maysa.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

El barrio de Maysa, Brasilandia, es uno de los lugares más peligrosos de São Paulo.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Brasiladia, São Paulo, Brasil.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

El cumpleaños de Maysa.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Las películas favoritas de Maysa.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Ser una “Miss” es más que talento, es una manera de sobrevivir para estas chicas. Al igual que michas mujeres jóvenes de las comunidades más pobres de Sao Paulo, se enfrentan a la pobreza, la violencia, el racismo, el trauma y muchos otros factores que afectan su salud y bienestar.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

El momento en el que Maysa ganó el título de Joven Miss São Paulo.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Antes del concurso semi-final de Joven Miss São Paulo 2015.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Maysa y sus amigas.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Maysa reza antes de su turno en el escenario durante la final de Joven Miss São Paulo 2015.

Maysa, por Luisa Dor

Fotografía: Luisa Dorr

Despues de leer, ¿qué te pareció?