Si hay algo que la generación z conoce de arriba a abajo, es crecer con Internet. Para muchos de ellos es imposible concebir la vida desconectados (¿dial-up? ¿qué es eso?), y podría decirse que son los ciudadanos digitales originales, pues toda su vida han estado relacionados entre sí a través de las redes sociales.

Mientras algunos se iniciaron con Tumblr, otros son nativos de YouTube, pero si hay una plataforma que todos conocieron, fue Vine, esos videos cortos que se solían alojar en Twitter y que fueron el nacimiento de muchas estrellas virales que posterior mente se mudaron a Instagram o YouTube. Ya que vivimos en una era donde los likes, los retweets y las reproducciones son nuestra moneda social en Internet, los challenges se han convertido en parte de nuestra cultura.

Y si bien iniciativas como el ice bucket challenge tuvo como fondo recaudar dinero para la investigación de una cura para la esclerosis lateral amiotrófica, lo cierto es que la mayoría son simplemente para diversión, como el Kiki challenge de Drake, que se volvió peligroso porque dejó a más de uno en el hospital por bailar al lado de un auto en movimiento. Pero créenos cuando te decimos que se queda corto en comparación con algunos de los retos más salvajes que algunos adolescentes han hecho por un like.

1. Tampones de vodka

Los tampones de vodka son exactamente lo que te imaginas: tampones empapados en vodka e insertados en la vagina. Esta tendencia es popular porque el efecto del alcohol dura muchísimo más, y además, es más intenso porque la bebida se absorbe directamente en el torrente sanguíneo donde no hay barreras, ni ácido en estómago para reducir la velocidad. Pero atención: este método puede provocar irritación de la mucosa vaginal.

2. Shots oculares

Si lo de los tampones te pareció poco ortodoxo, quizás consideres los shots oculares algo un poco más a tu gusto. Una vez más, la idea es lograr emborracharse de manera más rápida y efectiva, así que mucho se hacen casi un lavado en los ojos con un pequeño vaso de shot lleno de vodka (usualmente la bebida favorita para estas cosas). Alternativamente, otras personas se aplican el alcohol directamente en los ojos desde la misma botella, mientras que otros prefieren un gotero. Lo cierto es que muchos terminan no solo borrachos casi instantáneamente, sino que desarrollan daños permanentes en su vista y nervios oculares. Obviamente.

3. Enemas de vodka

Para los que consideran beber alcohol de manera común algo demasiado aburrido, en los últimos años ha surgido una tendencia alternativa: solo necesitas el alcohol de tu preferencia, un tubo plástico, un embudo y las últimas dos neuronas que te queden en la cabeza. La idea es que tu cuerpo consuma el alcohol a través del recto para que los efectos sean prácticamente inmediatos y aún más explosivos. Los más desesperados se introducen la botella directamente en el ano.

4. Balconing

Una de las prácticas favoritas entre turistas (casi todos borrachos), es la práctica del balconing, que consiste en pasarse de una habitación a otra a través de los balcones, o peor aún, saltar al vacío desde los balcones de sus habitaciones hacia las piscinas que se encuentran hasta decenas de pisos más abajo. Particularmente popular en Ibiza (en donde más de uno ha terminado muerto), las víctimas suelen ser jóvenes británicos con demasiado alcohol en la sangre y poco sentido común.

5. Hielo y sal

¿En qué consiste este? Pues bien, la idea es ponerse sal en las manos (o en cualquier otra parte del cuerpo) para luego proceder a sostener o colocar cubos dehielo, mientras se cierran los puños o se resiste el dolor hasta más no poder. La idea es que el que pueda aguantar por más tiempo, gana. El único problema es que los participantes han terminado con quemaduras de segundo y tercer grado por este reto.

Despues de leer, ¿qué te pareció?