Durante las últimas semanas, un nuevo debate ha llegado a la opinión pública chilena, y uno que impactará directamente a los niños en el país que esperan por ser recibidos en una familia: la Ley de Adopciones. Luego de que el presidente Sebastián Piñera asumiera su cargo, uno de los cambios que tenía planificados en su agenda era el de esta legislación, que no se modifica desde el año 1999.

Como parte de la indicación sustitutiva presentada por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y que entrará en discusión esta misma tarde en la Comisión de Familia de la Cámara de Diputados, se consultó a diferentes grupos de distintas instituciones de la sociedad civil sobre la iniciativa: una de las peticiones más importantes hechas por colectivos como Movilh e Iguales era el de permitir a parejas homoparentales la adopción de niños.

Ya que la orientación sexual es considerada una categoría protegida de discriminación por la legislación chilena, las organizaciones han sostenido que las parejas que quieran adoptar no pueden ser discriminadas con base en la orientación sexual de sus integrantes. La propuesta ha generado una serie de discusiones en la opinión pública acerca de si incluir explícitamente este tipo de adopción en la ley, en especial de sectores más cnservadores.

Mientras la Comisión de Familia discute esta tarde los detalles que finalmente incluirá la nueva ley antes de su aprobación por parte del Senado, démosle un repaso a lo que debemos conocer acerca de esta nueva Ley de Adopciones.

1. No se puede excluir a las familias homoparentales

Esto es uno de los detalles más importantes: la ley no puede discriminar implícitamente a las familias conformadas por parejas del mismo género y que hayan contraído el Acuerdo de Unión Civil (AUC), pues de lo contrario se estarían violando sus derechos como personas iguales frente a la sociedad.

2.  Estas son las nuevas exigencias que pide el gobierno

Entre los cambios que incluirá la nueva propuesta legislativa se encuentra la imposibilidad de adopción por parte de personas con antecedentes penales; la posibilidad de adoptar a un niño desde que está en el vientre de su madre si esta así lo quiere; el permiso de que todo adolescente mayor de 14 años pueda pedirle al Registro Civil información acerca de si es adoptado o no; la regulación de la adopción internacional para velar por los intereses de los niños adoptados, así como la actualización de causales que permitan la adopción.

3. Los jueces de familia tendrán la decisión final

En la propuesta de ley, las prioridades para adopción las tienen los matrimonios residentes en Chile, luego a matrimonios residentes en el extranjero y, finalmente, a solteros que residen en el país, viudos y divorciados. De igual manera, se incorporan requisitos para quienes quieran adoptar, así como criterios que deberán ser evaluados por profesionales expertos en el área de adopción, cuya opinión debe ser considerada cuando el juez de familia tome la decisión de otorgar la adopción. Esto incluiría a parejas homosexuales, cuyas calificaciones deberán ser igualmente evaluadas por la ley.

4. La legislación contempla la exigencia de “roles” de padre y madre

Uno de los puntos más contenciosos de la propuesta de ley es un texto en el artículo 39, letra f, que establece que “tratándose de dos postulantes relacionados entre sí, se deberá considerar la estabilidad y antigüedad de su relación, su actuar de consuno, y, especialmente, la existencia de un ambiente familiar donde se pueda ejercer adecuadamente el rol de padre y madre”. Por un lado, los más conservadores decían que no se excluía explícitamente a las parejas homoparentales, y del otro, revelaron que cualquier juez homofóbico podría excluir a parejas homosexuales porque sus géneros no corresponden a lo femenino/masculino.

5. El Ministro de Justicia confirmó que las parejas homosexuales no serán discriminadas

Esta misma mañana, Hernán Larraín decidió manifestarse directamente con respecto a la polémica del texto de la nueva ley, afirmando en una entrevista que en la propuesta “se habla de persona, no de hombre o mujer; que tengan una convivencia entre sí; no se dice que estén casados; que sean convivientes civiles o comunidad de hecho. Se deja todo abierto”. Además dejo claro que “es posible” cambiar la reddacción para susituir la palabra rol por una alternativa más inclusiva.

6. La discusión de hoy será “padre y madre” vs. “personas”

Como se imaginan, algunos sectores conservadores soliciarán hoy que se mantenga el orden de prelación para la adopción, así como el mantenimiento de la figura “familiar” del padre y la madre, incluso exigiendo que los niños solo puedan ser adoptados por “un hombre y una mujer nacidos como tal”, como lo hará la diputada de la denominada bancada evangélica de RN Francesca Muñoz. Mientras tanto, otros bandos buscarán que se suprima justamente el párrafo que habla del “rol” de padre y madre.

Despues de leer, ¿qué te pareció?