El psicólogo Carl Jung describió una vez a los animales como seres sublimes que representaban el lado divino de la psiquis humana. Quizás esta es una de las razones por las que la artista Lisa Hanawalt está obsesionada con dibujar animales antropomórficos que, de alguna manera, terminan siendo más humanos que nosotros.

Y si el nombre de Hanawalt no te suena conocido, su trabajo definitivamente lo es, pues es la artista responsable del diseño del  amado caballo humanoide que se odia a sí mismo y que en cada temporada nos cuenta historias sumergidas en alcohol, depresión, y ansiedad existencial: Bojack Horseman de Netflix.

Criada en Palo Alto, California, terminó mudándose a Los Ángeles después de graduarse de la UCLA hace un par de años, en especial después del éxito de Bojack, que nos ofrece una mirada inquebrantable sobre los aspectos más desagradables de la industria del entretenimiento, sino también en los pesares comunes, neurosis y traumas que compartimos como sociedad de siglo 21.

“Lloro mucho cuando estoy trabajando en un episodio realmente triste; cuando leo el guión o veo la animación base, realmente me impacta. A veces es devastador”.

Durante su carrera, Lisa ha trabajado en las áreas de la ilustración, portadas de libros, animación, cómics, murales, videos musicales, patrones, prendas de vestir y además, exhibe sus obras de arte en galerías. Su última es un libro de cómics llamado Coyote Doggirl, en donde una chica fogosa, a la moda, medio perro y medio coyote (y que pertenece al mismo zeitgeist humorístico de Bojack Horseman), pero también ofrece una nueva perspectiva del género western. Cada personaje es un animal antropomórfico que casi satiriza a algunos personajes de  las célebres películas de vaqueros como Butch Cassidy, Toro, El Llanero Solitario y Davy Crockett.

Coyote Dogggirl. Imagen: Lisa Hanawalt

Coyote Dogggirl. Imagen: Lisa Hanawalt

Coyote Dogggirl. Imagen: Lisa Hanawalt

Coyote Dogggirl. Imagen: Lisa Hanawalt

Coyote Dogggirl. Imagen: Lisa Hanawalt

Coyote Dogggirl. Imagen: Lisa Hanawalt

El libro comienza en un desierto desconocido con Coyote Doggirl hablando con su fiel corcel, Red, mientras trotan a través del campo de color agua. La página de introducción enumera cierta información importante con ilustraciones antes de conocer la historia: la inteligencia del personaje es calificada como “alta”, pero su actitud es “demasiado”. También diseña toda su propia ropa, incluida su blusa sin mangas y pantalones.

“Encuentro los westerns muy románticos, pero en su mayoría también son muy racistas y misóginos, y siempre los cuentan desde una perspectiva masculina, así que quise hacer algo que le diera la vuelta a ese tipo de historias, haciéndolas con una protagonista femenina, pero sin dejar atrás lo crudo de las historias. Aprendí a apreciar la belleza de las cosas, incluso cuando es algo horrible en la superficie”.

Mientras esperamos la llegada de la quinta entrega de Bojack Horseman, Lisa ya tiene en sus planes una nueva serie animada llamada Tuca & Bertie, que saldrá al aire a través de Netflix y que ya se encuentra en el proceso de producción. A pesar de aún no quiere revelar muchos detalles, ya la plataforma de de streaming firmó a las comediantes Tiffany Haddish y Ali Wong para interpretar a los personajes del título: una tucán bastante engreída y una ansiosa ave cantora que viven en el mismo edificio.

Tuca & Bertie. Imagen: Netflix

Tuca & Bertie. Imagen: Netflix

Coyote Dogggirl. Imagen: Lisa Hanawalt

Coyote Dogggirl. Imagen: Lisa Hanawalt

Coyote Dogggirl. Imagen: Lisa Hanawalt

Coyote Dogggirl. Imagen: Lisa Hanawalt

Tuca & Bertie, un espectáculo que Hanawalt realmente podrá llamar como suyo, es el siguiente paso lógico en su carrera, pero también presenta algunas novedades: es la primera vez que la artista trabaja con un guión de comedia de media hora; la primera vez que dirige a escritores; y su primera vez como la jefa de un proyecto de tal envergadura. Aunque a veces se siente intimidada, es un cambio que solo ha profundizado su instinto de que abrazar la vulnerabilidad y lo extraño es sin duda la clave del éxito: “Ahora que he experimentado con mi propio show, creo que está bien ser un pequeño bicho raro”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?