usualmente, cuando pensamos en el estudio de un artista, por lo general vienen a nuestra mente amplios espacios en donde la creatividad pueda surgir sin límites. Pensamos en La Fábrica de Andy Warhol, o al menos en una habitación amplia y soleada en donde alguien pueda estar solo con sus pensamientos y su inspiración para producir su próxima gran obra, pero para el artista contemporáneo chino Lin Ke (que casualmente casi se pronuncia como link) lo único que le hace falta es su MacBook.

Inspirado en música que va desde el ambient hecho para la meditación hasta el dubstep retro de 8 bits, las obras de Ke nacen alrededor de un ícono de disco duro encima del wallpaper de una isla desierta en una imitación de Robinson Crusoe. A veces usa la herramienta de polígono de Photoshop para dibujar constelaciones estelares sobre fotos del el cielo nocturno, y otras crea la espuma de una ola con múltiples íconos de color blanco. De vez en cuando crea dibujos o kanjis en Photoshop, pero sea lo que sea que haga, termina en una de las muchas ampliaciones masiva que ya ha presentado en galerías alrededor del mundo.

Sin embargo, a pesar de su talento, el artista de 33 años nunca planeó convertirse en un artista digital: siempre pensó que terminaría como pintor, pero cuando se encontró sin dinero para alquilar un espacio que pudiera convertirse en su estudio, comenzó a experimentar en el único espacio que tenía para crear: la pantalla de su computadora, cuyos límites se convierten en los suyos, ya que al considerarla su estudio y su instrumento, sólo trabaja con lo que la máquina le permita.

“Mi relación con mi computadora es bastante interactiva y personal. Es como si tuviera una asistente personal que me ayuda a descubrir diversas posibilidades, al mismo tiempo que es una guía, ya que sus límites son los míos como artista también”.

Aunque las circunstancias lo llevaron a convertirse en artista digital, Lin Ke no está interesado en ver la tecnología y si trabajo desde una perspectiva crítica.De hecho, su posición va en contra de la opinión dominante dejando la distancia reflexiva para los académicos: como resultado, su trabajo va más allá de las posibilidades técnicas, convirtiendo la tecnología en un meio hedonista, divertido y despreocupado.

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Arte: Lin Ke

Despues de leer, ¿qué te pareció?