En este momento, todavía existen siete países de mayoría musulmana que tienen en sus leyes la pena capital para el “delito” de las relaciones homosexuales. Los musulmanes queer que buscan un espacio seguro para orar, muchas veces deben hacerse una pregunta importante: ¿soy un pecador o no?

La respuesta la encontró la fotógrafa Lia Darjes, quien desde lugares en el occidente como Francia, Alemania, Canadá, Inglaterra, y los Estados Unidos ha conocido imanes que se identifican como feministas; a transexuales que están desafiando la comprensión tradicional y religiosa de los roles de género, y en su serie Being Queer, Feeling Muslim, comparte las historias de los individuos que construyen sus propia realidad progresiva e inclusiva.

“Conocía a una mujer en una mezquita en París que llegó con su novia no-musulmana, y no había podido rezar en comunidad por muchos años. Se sentía tan feliz y tan libre de encontrar una mezquita abierta para todos, que lloró. Eso me emocionó mucho, así que me decidí a comenzar este proyecto.”

Si bien es cierto que una gran parte del mundo musulmán ha abrazado una interpretación homofóbica del Corán, sigue habiendo un número importante de musulmanes en muchos lugares que no aceptan este punto de vista como un fundamento de su religión. Luchan contra la homofobia, la islamofobia y el racismo mientras buscan un espacio en el que su religión y su preferencia sexual no deban enfrentarse.

Being Queer, Feeling Muslim

Fotografía: Lia Darjes

Being Queer, Feeling Muslim

Fotografía: Lia Darjes

Being Queer, Feeling Muslim

Fotografía: Lia Darjes

Being Queer, Feeling Muslim

Fotografía: Lia Darjes

Being Queer, Feeling Muslim

Fotografía: Lia Darjes

Being Queer, Feeling Muslim

Fotografía: Lia Darjes

Being Queer, Feeling Muslim

Fotografía: Lia Darjes

Being Queer, Feeling Muslim

Fotografía: Lia Darjes

Despues de leer, ¿qué te pareció?