Espera un poco!

No tienes nada aún.

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art Perspectives

Lee Bul, la artista coreana transgresora que crea pesadillas arquitectónicas distópicas

Sorry for suffering... You think I'm a puppy on a picnic? (1990). Fotografía: Studio Lee Bul
Words mor.bo

La artista Lee Bul nació en Yeongju, Corea del Sur, en 1964. Hija de padres izquierdistas en una ciudad relativamente rural y gris, su mundo transcurría entre la yuxtaposición de los bosques destruidos para conseguir madera, y el universo colorido en las cuatro paredes de su hogar, en donde su madre invitaba a activistas a hacer arte con cualquier cosa que se encontraran en el lugar: desde canicas de vidrio hasta acuarelas vibrantes.

Era inevitable que terminara en la escuela de arte, un lugar aburrido que la dejó decepcionada, pero luego se enamoró de la arquitectura, graduándose de la Universidad Hongik de Seúl en 1987 antes de descubrir el teatro de posguerra del absurdo, que inspiró a Bul para liberar su creatividad.

Lee Bul, Abortion (1989). Imagen: Artsy

Lee Bul, Abortion (1989). Imagen: Artsy

Su primer trabajo notable fue en 1989; un performance llamdo Abortion, una impactante mezcla de realidad y falsedad: después de haber repartido dulces a su audiencia, Bul se colgó boca abajo y desnuda, relatando sus experiencias de aborto (para entonces ilegal en Corea), al tiempo que recreaba su agonía física. Eventualmente, los espectadores tomaron medidas y cortaron las cuerdas, pues pensaban que era algo real que estaba pasando frente a sus ojos.

Sus primeros trabajos fueron a menudo interactivos, invitando a los espectadores a crear actuaciones privadas en elegantes cápsulas de karaoke o a inflar aire en globos monumentales. Luego de esas experiencia, llevó su físico rebelde y transgresor a la calle, llevando un enorme traje, que similaba a un alinígena lleno de tentáculos color langosta, del que dedos y extremidades brotaban de sus pliegues carnosos.

Causó un escándalo en Tokio, pero una multitud defendió su derecho a llevar puesto lo que quisiera: “Pensaban en los derechos humanos, y eso me ayudó a expandirme como artista. En una sociedad patriarcal como Corea, la gente me tenía miedo y pensaba que era una loca. Por supuesto, si no hubiese usado ese traje, probablemente hubiera sido más difícil. En mi país, cuando las mujeres quieren ser artistas, tienen que sacrificarlo todo. El arte es solo para los hombre, así que es muy fuerte”.

Desde entonces, y con una sensibilidad estrechamente alineada con la ciencia ficción, el trabajo de Lee investiga las formas en las que que el arte moderno, la arquitectura y la tecnología han moldeado nuestros mundos reales e imaginarios.

Lee Bul. Fotografía: Frameweb

Lee Bul. Fotografía: Frameweb

Es conocida por su serie Cyborg, que está compuesta de figuras robóticas de silicona sexualizadas y anatómicamente amorfas, cuyas formas pulidas están profundamente inspiradas por el manga y el anime, y que encarnan los deseos y las ansiedades que rodean la ingeniería genética, la clonación y la cirugía estética, preocupaciones que surgen de la creciente fusión del cuerpo y la tecnología.

También es conocida por sus creaciones elaboradas con materiales que incluyen metal, silicona, resina, cadenas, cuentas de cristal y materia orgánica: si bien es cierto que los cyborgs, monstruos y resplandecientes estructuras arquitectónicas de Lee Bul pueden parecer futuristas, también están influenciadas por los espectros de la vanguardia histórica, como los laberintos del artista italiano Piranesi del siglo 18; los sueños futuristas del arquitecto italiano Antonio Sant’Elia; y las fantásticas ciudades cristalinas del arquitecto de Weimar, Bruno Taut, suspendidas en el aire.

Transhuman Cyborg W1-W4, 1998, de Lee Bul. Fotografía: Yoon Hyung-moon/Studio Lee Bul

Transhuman Cyborg W1-W4, 1998, de Lee Bul. Fotografía: Yoon Hyung-moon/Studio Lee Bul

Sus trabajos más recientes, incluyendo instalaciones de esculturas, dibujos y maquetas, continúan cruzando el límite entre géneros y disciplinas, explorando temas de belleza, corrupción y decadencia que, colectivamente, exploran las posibilidades utópicas y distópicas que surgen de una cultura cada vez más tecnológicamente saturada.

“Estoy tratando de interrogar al ser humano moderno con una mente moderna, y no puedo encontrar la respuesta”, dice Bul. “Así que mi laberinto artístico está dividido en dos mitades. En uno, es difícil salir, pero el otro siempre está abierto y puedes escapar en cualquier momento. Ese es mi sueño.”

 

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 3
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • Me deprime
  • 2
    WTF!
  • 2
    Me confunde
Magazine SALE!

ISSUE #02

$5.000 $4.250
Limpiar

Jair Bolsonaro en entrevista con Ellen Page Mujeres trabajadoras, tienen la culpa de que haya tantos gays “Creo que es un asunto de comportamiento. Cuando era joven, en términos de porcentajes, había pocos gays. Con el tiempo, debido a las libertades, a las drogas y a las mujeres trabajando, aumentó bastante el número de homosexuales” + More