Imagina que tu jefe te acosa sexualmente, lo denuncias en tribunales, pierdes la demanda y por contrato laboral eres obligada a continuar trabajando con él.

Al leerlo parece prácticamente imposible de que suceda, pero lo increíble es que la víctima de esto es la artista estadounidense Kesha (antiguamente Ke$ha).

MORBO 2

La cantante de 28 años acusó a su ex manager de extorsión, maltrato sicológico y abuso sexual, sin embargo hace unos días, el Tribunal Supremo de Nueva York desestimó la denuncia señalando que no habían pruebas suficientes.

Pero eso no es todo… El fallo de la corte, además señala que Kesha está obligada a continuar ligada a su ex manager durante los próximos 6 discos que lance la cantante con la casa discográfica Sony.

Lo chocante y doloroso de una situación como esta, es que el abuso del que fue víctima va más allá a los actos cometidos por su ex manager, sino también hay un claro maltrato por parte del sistema.

Que una mujer se vea obligada a tener que compartir el día a día con alguien que la agredió sexualmente, no es tan distinto a vivir un embarazo y posterior parto de una criatura concebida por una violación.

Si se piensa racionalmente, el caso de Kesha específicamente vive de muchas maneras distintas, llegando siempre al mismo punto: Las imposiciones del sistema para con el género femenino, y que cada mujer no pueda decidir por sí misma, viéndose enfrentada a una realidad triste, compleja, en que no tiene decisión frente a su futuro.

Muchas artistas femeninas de fama mundial están apoyando a Kesha a través de redes sociales y con donaciones, tú también puedes hacerte presente demostrando tu descontento frente a este caso utilizando el hashtag #FreeKesha.

Despues de leer, ¿qué te pareció?