http://ismorbo.com/issue/

La luz puede ser brillante y cegadora, clara, tenue, abrasiva o llena de texturas de color. Pero en las manos del artista norteamericano James Turrell, se convierte en una tormenta electromagnética que parece presagiar una avalancha de colores: rosa, magenta, turquesa y neones imposibles atrapados en instalaciones que desafían nuestra mirada y nuestra comprensión de la luz.

Desde la década de 1960, James Turrell ha creado un extenso cuerpo de trabajo que ofrece un punto de vista distinto sobre la percepción y la materialidad de la luz. Con un refinado lenguaje visual que podemos presenciar en ambientes silenciosos en donde se siente la reverencia por su arte, las instalaciones de Turrell celebran los efectos ópticos y emocionales de la luminosidad que nos rodea. Hasta el mismo Drake le rindió homenaje en su inolvidable video Hotline Bling, en donde además de convertirse en un meme con esas rutinas de baile, se encargó de crear una atmósfera lumínica muy similar a los espacios de Turrell.

Turrell emergió como uno de los artistas más destacados del Movimiento de Luz y Espacio, nacido en california a mediados de los 60, investigando las sensaciones que ocurrían en los seres humanos cuando eran deprivados de algunos de sus sentidos y experimentaban momentos de desorientación con campos de color visual.

En su trabajo, Turrell busca que los espectadores se conecte con una visión reflexiva llamada “verte a ti mismo viendo”, en la que estamos conscientes de nuestros sentidos y del poder de la luz. Este concepto, aunado a su compromiso con crear espacios naturales y a la construcción de obras alrededor de eventos celestes hacen de este norteamericano un artista como pocos, por lo que queremos darnos un paseo por algunas de sus obras más impresionantes.

8. Afrum 1 (White) (1967)

Afrum 1 (White), 1967. Fotografía: Fundación Guggenheim

Afrum 1 (White), 1967. Fotografía: Fundación Guggenheim

En la década de 1960, Turrell comenzó a utilizar un proyector de alta intensidad (tecnología de vanguardia para el momento) para emitir luz sobre paredes y esquinas de habitaciones vacías, y de esta manera pintaba con la luz. En esta obra, un brillante cubo blanco parece flotar en el aire. Si caminamos de un lado a otro, parece tridimensional. Tras una inspección más detallada, descubrimos que dos haces de luz que se intersectan crean esa ilusión. Debido a la intensidad del haz y a las condiciones oscuras de la habitación, la luz aparece como una presencia visual, y el reflejo de los rayos de las paredes hace que parezca como si el cubo en sí fuera la fuente de luz.

7. Apani (2011)

Apani (2011). Fotografía: Technology Review

Apani (2011). Fotografía: Technology Review

La pérdida completa de la percepción de profundidad, mejor conocido como el “efecto Ganzfeld” fue descubierto por un psicólogo alemán en la década de 1930, y en este trabajo realizado para la Bienal de Venecia 2011, los visitantes que entraron en el espacio al principio percibieron una proyección plana, sólo para descubrir que la pared de color era una habitación llena de luz en la que podían entrar. La experiencia de estar envueltos en un mar de color, programado para cambiar de tonalidad a tonalidad, creó una sensación de movimiento, como nadar en la luz.

6. Meeting (1980)

Meeting (1980). Fotografía: MOMA

Meeting (1980). Fotografía: MOMA

Al entrar, nos encontramos lo que al principio parece ser una sala común, que nos invita a sentarnos en uno de los bancos de madera a lo largo de sus paredes. El ojo pronto se dirige hacia arriba, hacia una gran abertura rectangular cortada directamente en el techo cuadrado. Aquí, la luz anaranjada artificial y la luz natural se mezclan, guiando los sentidos y sugiriendo el color del cielo. Los efectos son particularmente notorios cerca del atardecer. Al igual que otras de sus instalaciones, el objetivo es unir el interior con el exterior, eliminar el techo y conectar al individuo directamente con la bóveda celeste y el universo.

“Asumimos demasiadas cosas con respecto a lo que recibimos de la naturaleza. Somos parte de la creación de este mundo en el que vivimos, pero no tenemos idea de cómo hacerlo, o de que incluso podemos hacerlo. No podemos sentir nuestras pupilas dilatarse en la penumbra. Las cosas pequeñas pueden ser importantes y verse de formas increíbles”.

Harper’s Bazaar, 2013

5. Aten Reign (2013)

Aten Reign, 2013. Fotografía: The Wild Mag.

Aten Reign, 2013. Fotografía: The Wild Mag.

Blanco luna, rosa crepúsculo, magenta, naranja de puesta del sol, lila suave, violeta, amarillo canario, y eventualmente, gris crepúsculo. Los nombres de los colores no hacen justicia a los tonos reales que conforman sólo una de las fases de colores de Aten Reign (2013), la instalación de Turrell ubicada en el Museo Guggenheim en Nueva York, y que difunde ricas capas de luz a través de elipses concéntricas ubicadas en un increíble pabellón en donde caben gran cantidad de personas.

4. Capilla del cementerio Dorotheenstädtische, Berlín (2016)

Fotografía: Berlinner Stiftungswoche

El reconocido artista del neón llevó una de sus más impresionantes instalaciones de luz a la capital alemana, que además existe en consonancia perfecta con la luz natural del exterior: luces LED llenan el espacio con tonos azules luego de la puesta del sol, y varían a magenta y naranjas en intervalos de dos minutos. Con esta instalación, su idea era conectar el mundo natural con el espiritual, y definitivamente lo logró con este trabajo.

3. Twilight Epiphany (2012)

 

Diseñado para mejorar la percepción de la luz natural presente durante el crepúsculo, esta obra construida en la Rice University de Estados Unidos es un lugar contemplativo para experimentar la belleza de la puesta de sol. En lugar de pintar una puesta del sol, el homenaje de Turrell a este tema consagrado en el arte es una experiencia guiada. El contorno nítido de un tejado cuadrado iluminado en rosa o azul capta la atención del espectador desde lejos, y parece flotar sobre un complejo de césped en forma piramidal. Entrando a través de paredes blancas, los visitantes puede ver un programa de luz LED diseñado para destacar el cambio de luz natural, que el mismo Turrell considera un regalo de la naturaleza.

“Uso la luz para explorar el significado de la percepción. Hago espacios que proyectan luz y la atrapan. Pero no hago la luz. La luz es un tesoro, una fuente de belleza y maravilla. La propiedad creativa no importa. Es como una sinfonía. ¿Cómo puedes ser el dueño de una sinfonía?”

The Guardian, 2015

2. Light Reinfall (2011)

 

Esta instalación de Turrell está conformada por esferas cerradas y autónomas construidas para expandir la percepción del espacio de un individuo a través del uso de la luz. Light Reignfall es una estructura esférica de 4,5 metros de diámetro sostenida en su lugar por andamios metálicos. Sólo puede entrar una persona a la vez, y básicamente bloquea el mundo exterior. El espectador elige entre una experiencia hardcore de luces intermitentes, o una experiencia suave de colores que se mueven lentamente. Luego la persona entra en una cama de vinilo blanco y se desliza en esta nave espacial en un espectáculo de luz hecho de patrones de caleidoscopio. La luz hace que se pierda toda sensación de profundidad, e incluso se cuestione si sus ojos están abiertos o cerrados, ya que la luz aparece brillante incluso a través los párpados.

1. Proyecto del Cráter Roden (1979 hasta hoy)

Levantándose en vasto desierto de Arizona, el cráter de Roden es el lugar del proyecto más ambicioso de Turrell hasta la fecha. Desde el año 1979 se encuentra alterando los contornos de esta depresión terrestre para cambiar la percepción del horizonte y el cielo, dejando un grupo de espacios y pasillos interiores con aberturas que conducen a diversos compartimiento que filtran la luz desde el cielo. Al llegar al volcán extinto, los visitantes caminan por un largo túnel que durante el día sólo parece ser una curva sobre la tierra, y que por la noche hace parecer que las estrellas están justo encima de ti. La obra busca sintonizarnos con la presencia del tiempo geológico y el movimiento celestial, y es uno de los proyectos más increíbles que jamás haya hecho artista alguno en consonancia con la naturaleza.

Despues de leer, ¿qué te pareció?