Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives Politics

La presión afecta a EE.UU.: Trump firmará decreto para no separar más familias en la frontera

Uno de los niños detenidos en los "centros infantiles", llevando una camisa con un número igual que un presidiario. Imagen: Getty Images
Words mor.bo

Hace un poco más de un mes les estuvimos contando acerca de los planes de la administración de Donald Trump de mantener a niños inmigrantes en bases militares, llamadas en estos días “instalaciones para niños de edad temprana”, que en las últimas semanas han causado rechazo absoluto por parte de la opinión pública mundial debido a las prácticas que el gobierno norteamericano ha realizado para separar a las familias inmigrantes que llegan a las fronteras de sus hijos, para quizás no verse jamás.

Las historias que están saliendo de los Estados Unidos son tan devastadoras que solo pueden describirse como el primer paso hacia un régimen fascista: niños de cinco años que son llevados por oficiales que dicen que les están dando un baño, solo para luego decirle a sus padres no los verán de nuevo; madres deportadas y obligadas a dejar a sus hijos atrás sin posibilidad de contactarlos; cientos de niños aterrorizados encerrados dentro de jaulas metálicas; audio de los llantos de niños traumatizados; padres desesperados que se han suicidado en centros de detención; y bebés que son arrancados de los brazos de sus madres mientras les dan pecho.

Esos sin hablar de los funcionarios norteamericanos que usan la biblia como justificación; a los que llaman a estos obvios campos de concentración “campamentos de verano”; otros que en tono de broma describen los gritos de los niños como “una orquesta”, y unos más que se burlan de los niños con síndrome de down en las dependencias.

Parte de las instalaciones en donde los niños inmigrantes son retenidos. Imagen: Shutterstock

Parte de las instalaciones en donde los niños inmigrantes son retenidos. Imagen: Shutterstock

Las críticas, claro está, no se han hecho esperar: todos los días gran parte de la prensa y de los ciudadanos de Estados Unidos parecen arremeter contra las aberrantes políticas inmigratorias de Trump, sin hablar de Zeid Ra’ad al-Hussein, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresó esta semana que la práctica de separar a los niños de sus padres como política migratoria constituía abuso infantil aprobado por el estado, y que las Naciones Unidas se sentía profundamente preocupada por los sucesos. ¿La respuesta de Norteamérica? Retirarse del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, por su “sesgo anti-Israelí” y porque . ¿Huh?

La presión ha comenzado a sentirse en casa: las cinco Primeras Damas de los Estados Unidos aún vivientes (incluyendo la esposa de Trump, Melania) han declarado su rechazo absoluto a la política de separación de familias por considerarla inhumana; Jeb Bush, excandidato presidencial republicano, declaró recientemente que los niños “no deberían utilizarse como instrumento de negociación” y pidió al Gobierno que acabe con esta política “sin corazón”; y de hecho, muchos republicanos han levantado la voz contra esta medida, desde Paul Ryan a Susan Collins, pasando por John McCain y otros.

En las últimas 24 horas se dieron algunos pasos para revertir la política de Trump, que como explica El País, utiliza la separación de padres y niños como un mecanismo de presión contra los demócratas —y los propios republicanos— para forzarlos  aaprobar a una nueva legislación migratoria que, además de ser más restrictiva, incluya fondos para el muro con México: el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, anunció que todos los 51 senadores republicanos apoyan una propuesta de ley para “mantener unidas” a familias de inmigrantes indocumentados.

Parte de las "carpas" en donde se encuentran detenidos todos los niños inmigrantes separados de sus padres en la frontera. Fotografía: Washington Post

Parte de las “carpas” en donde se encuentran detenidos todos los niños inmigrantes separados de sus padres en la frontera. Fotografía: Washington Post

Algo interesante: no hay ninguna ley que obligue a la administración Trump a separar las familias, y de hecho es una decisión que el mismo presidente puede tomar sin necesitar aprobación del congreso. Pese a ello, los republicanos de la Cámara de Representantes estudian una propuesta de ley que mantendría juntos bajo custodia a aquellos padres e hijos inmigrantes si no tienen antecedentes penales.

La presión parece haber tenido efecto, pues hace pocos momento, Donald Trump dijo que estaría firmando una orden ejecutiva para mantener juntas a las familias detenidas en la frontera, semanas después de implementar la política de “tolerancia cero” que ha separado a más de 2.300 niños de sus padres:

“Estaré haciendo algo que sea un tanto preventivo y, en última instancia, estará acompañado por una legislación, estoy seguro”.

Puede que la decisión sirva como un paño caliente para ahogar la ira de la opinión pública, pero, ¿qué pasará con todos los niños de cero a 17 años que ya están atrapados en las instalaciones norteamericanas? ¿Quiénes responderán por ellos, por su trauma psicológico, por su seguridad? ¿Quién le resarcirá a las familias el trato inhumano solo por pedir asilo?

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 4
    Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde
Canvas

MOR.BO × Lin Zhipeng

$6.000

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. + More