Desde tiempos inmemoriales, hemos escuchado mil y un mitos acerca de por qué masturbarse es malo, casi siempre de origen religioso: que si está mal visto por los ojos del Señor, que si la sexualidad es algo que debe suceder bajo la unión sagrada del matrimonio, que si vas a terminar enfermo con pelos en las manos… en fin. Sin embargo, uno de los ataques más bizarros que hemos visto sobre la sexualidad femenina es de une escritor cristiano llamado Mack Major, quien publicó un blog en el que insiste en que la masturbación femenina básicamente está conduciendo a la civilización hacia el infierno:

“Muchas de ustedes que están leyendo esto tienen juguetes sexuales en su poder en este momento. Y ya sea que quieras aceptarlo como un hecho o no: esos juguetes sexuales son un portal abierto entre el reino demoníaco y tu propia vida. Mientras tengas esos juguetes sexuales en tu hogar, tienes una entrada que puede permitirle a los demonios no solo acceder a tu vida a voluntad, sino también atormentarte, obstaculizar y destruir ciertas partes de tu vida relacionadas con el sexo y tu relaciones”.

Bueno, señores. Aparentemente hay demonios sexuales allá afuera que representan un peligro a la hora de masturbarnos porque podríamos inadvertidamente invocar a un a presencia demoníaca para nos invada mientras estamos ocupadas con nuestros vibradores. Según este tipo, una vez que el demonio se nos une, es difícil lograr que se vaya: nos impulsará a masturbarnos, incluso cuando no tengamos ganas, pues nos sentiremos impulsadas a tocarnos de una manera tan poderosa que solo un orgasmo nos permitirá un alivio temporal.

Claro está, no dice nada de la masturbación masculina en el libro, al parecer el peligro sólo reside en las mujeres. Y es lamentable, porque no sabemos qué piensan ustedes, pero por nuestra parte, estamos felices de encender el mundo en llamas. Que alguien nos pase el vibrador, y que venga el apocalipsis.

¡Que arda el infierno! Gif: Tumblr

¡Que arda el infierno! Gif: Tumblr

Despues de leer, ¿qué te pareció?