Luego de que Miku Hatsunela artista pop virtual japonesa, se volviera toda una sensación hace algunos años, el mundo de Instagram nunca fue el mismo luego de la aparición de Lil Miquela, una modelo virtual e influencer también conocida como Miquela Sousa.

Si no la conoces, pues podemos decirte que siempre tiene el pelo lindo, arreglado en dos moños sobre la cabeza; la cantidad justa de pecas adorables; vive en Los Ángeles; siempre viste ropa de diseñadores; y podemos verla siempre en su Instagram publicando fotos perfectas con sus amigas perfectas para que su millón de seguidores le dejen comentarios desde “eres tan hermosa” hasta “¿en serio no eres humana?”.

“Show some skin” said my Engagement Rate 📈

Una publicación compartida por *~ MIQUELA ~* (@lilmiquela) el


Desde su debut como modelo virtual en el 2016, Lil Miquela ha estado pasándosela muy bien y es casi #lifegoals: fue a Coachella este año y se divirtió junto a Beyoncé; hizo un takeover de la cuenta de Instagram de Prada para su show de otoño / invierno 18 en Milán; ha estado en portadas de revistas y campañas publicitarias; se ha convertido en la imagen de tiendas online; y además es una ferviente defensora de los derechos LGBTQ y de Black Lives Matter. Es una millennial con la existencia perfecta.

Y ahora, tiene una carrera musical.

Así como lo leen: el avatar pecoso de 19 años se asoció con el productor de música Baauer, mejor conocido por su éxito viral Harlem Shake del 2013 y por trabajar con artistas como Kris Wu, Rich Brian, Trippie Redd, Joji, Pusha T y Future. El resultado es Hate Me, un bop electrónico en el Miquela muestra su dulce voz mientras repite la letra the way you hate me makes me really want ya.

Además, se trae un video musical en el que la vemos moviéndose en 3D por vez primera, viéndose a sí misma en la pantalla de una cámara, inclinando su cabeza y bailando frente a una pantalla color blanco. Aunque ya había sacado algunas canciones originales que habían acumulado más de 600,000 visitas en YouTube, Miquela parece que se está tomando esto de su salto al mundo de la música con seriedad, pues quiere demostrar que es más que una influencer de Instagram.

Con esta nueva colaboración que parece tener influencias del bedroom pop minimalista, así como de artistas como Flume o Billie Eilish, no nos extrañaría que su status de figura de culto en Internet llegara a un nuevo nivel con esa letra en la que confiesa estar obsesionada con un tipo que al parecer la odia. ¿Podrá Lil Miquela conquistar el mundo de la música al igual que lo ha hecho con Instagram? Solo el tiempo lo dirá. Mientras tanto, disfrutemos de su primer single oficial:

Despues de leer, ¿qué te pareció?