Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Kim Jonghyun: Estrella evanescente
Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Kim Jonghyun: Estrella evanescente

Words Gastón J. Muñoz J.

Apenas desperté, la noticia ya inundaba las redes sociales, transitando entre la incredulidad y el shock. El joven idol y magister en música por la universidad de Myongji, Kim Jonghyun [김종현] —mejor conocido por sus fanáticxs simplemente como Jonghyun— se habría quitado la vida en un departamento-estudio que arrendó en el exclusivo barrio de Gangnam-Gu en la ciudad de Seúl, con tan sólo 27 años de edad (28 para Surcorea). Se trataba de un miembro de la reconocida boy band de kpop de nombre SHINee, uno de los grupos de mayor exposición internacional, y que hizo su debut en 2008.

Organizada espontáneamente por el Fans Club Chileno oficial de la banda, se convocó a todxs lxs shawols — nombre con los que se autodefinen fanáticos de SHINee alrededor del mundo — locales a realizar una velatón en las afueras de la embajada de Corea del Sur en homenaje al músico. Junto con nuestro fotógrafo y cómplice Esteban Vargas Roa, nos reunimos en la estación de metro Alcántara en la Zona Oriente de Santiago a lo que comenzaba a bajar el sol. A pocos metros de la estación, ya se divisaba la multitudinaria convocatoria, predominantemente femenina. La reja que separa a la embajada de la vía pública se encontraba repleta de fotografías, mementos y carteles en homenaje al cantautor, por sobre una tupida hilera de velas que iban dejando entre sollozos las fanáticas.

Nada de imprevista fue la muerte del idol, si bien sorpresiva para la comunidad de admiradoras y admiradores. La tarde del lunes 18 de diciembre, a eso de las cuatro de la tarde, Jonghyun envió un mensaje de angustia y de adiós a su hermana, quien era una de sus principales confidentes. Ella contactó a la policía con sospechas de que intentaba suicidarse, pero se les haría muy difícil encontrar su varadero debido a que no se encontraba en algún domicilio el cual frecuentase.

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

La policía arribó en el recinto hacia las seis cuarenta y cinco, encontrando al joven compositor inconsciente tras haber inhalado los gases de una briqueta de carbón: método común para quitarse la vida entre la élite surcoreana. Fallecería camino al hospital, donde sería sometido a diferentes métodos de reanimación sin éxito. Allí se encontraban sus familiares y compañeros de banda; todos menos Kim Ki-Bum (mejor conocido como Key) quien se encontraba de vacaciones en Portugal y retornó a Surcorea ese mismo día.

“No lo podíamos creer en un principio, esperábamos la confirmación oficial de la disquera SM. Fue todo muy rápido, pero sucedió. No podemos hacer nada, solamente seguir adelante apoyando a SHINee…” declaró una representante del Fans Club chileno afuera de la embajada, quienes buscaban dar orden al gentío por altoparlante para evitar accidentes mientras mediaban con las autoridades coreanas y con Seguridad Ciudadana.

“Todas las shawol del mundo estamos en la misma situación: estamos apoyándonos mutuamente, haciendo velatones. Tenemos buena relación con todo el SHINee-wol del mundo”.

El ambiente era algo fuera de la común, por decir lo menos: se podía percibir en el aire un dolor colectivo. Un largo pliego de papel era estirado sobre una entrada de autos, donde se escribían mensajes de duelo —algunos en hangul coreano y otros en español— o se hacían pequeños dibujos. La gente lloraba en pequeños grupos, escuchaban música por el celular o esperaban para poder dejar una vela en las afueras del recinto diplomático. Había tanta gente, que era imposible ver los altares y las animitas precarias que se construían entre velas y flores en la reja de la embajada. El ambiente se torno cuanto más onírico y espeluznante cuando una joven fanática que sufría de epilepsia cayó en convulsiones en la vereda de enfrente, siendo asistida por carabineros y paramédicos.

“Muchos grupos nuevos de kpop, sus fans aquí en Latinoamérica han sido shawol. Es imposible que no conozcan a SHINee”, continuó la representante del Fans Club. Ciertamente, posterior al exitoso sencillo Everybody del 2013, la banda surcoreana se transformó en una de las embajadoras del género kpop para el mundo entero. En Chile (al igual que en varios lugares de Latinoamérica y el mundo) la cultura popular de Asia Oriental se ha convertido en un lugar para la asociación entre jóvenes. Muchas veces, esto implica el empleo del espacio público: por ejemplo, en las afueras del Centro Cultural Gabriela Mistral o en torno al Parque San Borja, en donde el reflejo que produce el sol sobre ciertos vitrales permite a los jóvenes ensayar sus coreografías favoritas de bandas surcoreanas. Muchas veces, estos jóvenes también forman parte o están reconociendo su pertenencia a la comunidad LGBTI+, considerando la ambigüedad sexo-género que plantean las estéticas populares de extremo oriente como mucho menos opresivas que las ofrecidas por las industrias culturales occidentales.

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Elegir la embajada como lugar de encuentro para enlutar a Jonghyun es síntoma de muchos fenómenos. Este es un lugar híbrido que no es ni Chile ni tampoco Corea del Sur: debido a que las embajadas son declaradas territorio internacional. Esto refleja la globalización del capital en la era de la revolución informática, de la Internet y las redes sociales. Hoy por hoy, se banaliza la idea de frontera y de Estado pero se transforman en fronteras culturales. A través de la informática, existen cada vez más contactos inesperados entre culturas muy distintas: esto no asegura la comprensión entre las diferentes culturas de ninguna manera, pero si presenta oportunidades para que grupos desempoderados exploren otros mundos posibles y reevalúen su condición local.

Sin duda, la mayoría de los idols contemporáneos pueden ser acusados de bellos simulacros sin mucha profundidad. Ese definitivamente no es el caso de Jonghyun: era un músico talentosísimo, pues no solamente escribió varias canciones para SHINee sino para muchos otros conjuntos y proyectos de su disquera. Lo mismo en su carrera como solista, donde le dio rienda suelta a una poética mucha más lobrega y depresiva tras los brillantes acordes de las canciones: quizás un desatendido presagio del mundo interior conflictuado del cantautor. En cierto sentido, Jonghyun ha dado forma a lo que entendemos por kpop en la actualidad, y ante la duda existencial que dejó en una última carta, podemos decirle que sí, Jonghyun. Lo hiciste muy bien.

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Parte del velatorio en homenaje a Jonghyun en la sede de la embajada de Corea del Sur en Santiago de Chile. Fotografía: Esteban Vargas Roa

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 3
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
No gender t-shirt

MOR.BO × Skinitchi

$15.000
Limpiar

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. + More