Parece que aún no terminan de salir los trapos sucios de muchas figuras de Hollywood desde que se inició el caso Harvey Weinstein, y la acusación más reciente recae en el actor Kevin Spacey (ganador del Oscar y a quien conocemos de innumerables filmes y series como House of Cards), quien este fin de semana fue acusado por otro actor, Anthony Rapp (a quien podemos ver actualmente en la serie Star Trek: Discovery) de haberlo acosado sexualmente cuando apenas tenía 14 años de edad en 1986, cuando Spacey tenía 26.

En ese entonces, ambos estaban actuando en Broadway, y Spacey lo invitó a una fiesta en su casa, pero llegó un momento en el que Rapp se sintió aburrido y se fue a la habitación de Spacey a ver televisión. Luego de un rato, apareció Spacey, pues al parecer todos se habían marchado de la fiesta, tal como declaró en una entrevista de Buzzfeed News. Rapp dijo que Spacey parecía borracho y que lo cargó y lo puso sobre la cama, tumbándosele encima poco después para intentar tener relaciones sexuales con él.

“Estaba tratando de seducirme. No sé si hubiera usado esa palabra en ese entonces, pero era consciente de que estaba tratando de estar conmigo sexualmente. Estaba presionando su cuerpo contra el mío, apretando sus brazos. Se me revuelve el estómago, todavía hoy no puedo entender tantos aspectos de lo que sucedió esa noche. Aún es muy confuso para mí”.

Por fortuna, Rapp pudo salirse de la situación y abandonar el apartamento antes de que la situación fuese más grave. Ahora Spacey, de 58 años de edad, se disculpó públicamente con el otro actor a través de su cuenta de Twitter, diciendo que se siente “horrorizado” por la historia.

“Honestamente, no recuerdo el encuentro, debe haber sido hace más de 30 años. Pero si me comporté como él lo describe, le debo la más sincera disculpa por lo que hubiera sido un comportamiento de borracho profundamente inapropiado”.

En su declaración, Spacey dice que la historia de Rapp le dio el “valor” de declarar algunas cosas más acerca de su vida, pues decidió salir del clóset y declararse homosexual:

“Sé que hay historias sobre mí y que algunas han sido impulsadas por el hecho de que he sido muy protector con mi privacidad. Como saben quienes están más cerca de mí, en mi vida he tenido relaciones tanto con hombres como con mujeres. He amado y tenido encuentros románticos con hombres a lo largo de mi vida, y elijo ahora vivir como un hombre gay”.

Si bien declararse homosexual siempre es algo bueno, lo cierto es que cuando se está en medio de una acusación de pedofilia potencial no es lo mejor que se puede hacer, pues ser gay nunca es una justificación para lo que pudo haber terminado en un abuso sexual. Las críticas hacia Spacey no han parado:

Al parecer, Spacey ha abierto las puertas a sectores conservadores para relacionar una vez más la pedofilia con la homosexualidad, y ta como dice el actor Billy Eichner, es muy probable que Spacey haya inventado algo que a nadie se le hubiese ocurrido: salir del clóset en el peor momento posible.

Despues de leer, ¿qué te pareció?