Kevin Parker, líder vocal de la agrupación Tame Impala, conversó hace poco con Q Magazine sobre la experiencia de haber tocado este año en el Festival de Glastonbury, y confesó que hay un lapso de 36 horas que no recuerda para nada. La agrupación estuvo tocando el segundo día del festival, justo antes del acto principal, Adele. De acuerdo con Parker, la banda llegó a Glastonbury el viernes por la tarde, y estuvieron en el sitio hasta el lunes en la mañana. Pero todavía está pagando el precio por no recordar qué pasó luego de su set.

“Hay como 36 horas después de habernos bajado del escenario que no recuerdo. De repente me desperté y era lunes por la mañana, y Mark Ronson me estaba mandando fotos de lo que hice y estoy tratando de acordarme qué estuve haciendo durante ese tiempo. Parte de mi método es buscar #KevinParker en las redes sociales.”

El vocalista confiesa que no sabe si llegó a ver el show de Adele, pues después del show de la banda todo le parece borroso, pues había cuatro botellas de champaña Moët esperándolos. “El lunes en la mañana no fue nada bueno”.

El último disco de Tame Impala, Currents, fue lanzado el 17 de julio del año pasado, y la banda anunció hace poco que estarán lanzando una reedición deluxe del disco muy pronto a través de una publicación en Instagram.

Veamos a Tame Impala interpretando Let It Happen en el Festival de Glastonbury de este año:

Despues de leer, ¿qué te pareció?