Hace apenas un año, el comité del Premio Nobel de Literatura sorprendió a todo el mundo al seleccionar a Bob Dylan como el ganador del prestigioso galardón en el año 2016 por una carrera de más de cinco décadas en las que la poesía y la prosa se transformaban en canciones. Hoy, el recipiente del premio fue el escritor japonés-británico Kazuo Ishiguro de 62 años de edad, un inmigrante nacido en Nagasaki y criado en Londres, cuya carrera apenas cuenta con ocho novelas, demostrando que su trabajo habla más de la calidad que de la cantidad.

“Algunos de los temas que he intentado abordar en mi trabajo sobre la historia, no sólo sobre la memoria personal sino sobre la forma en la que los países, las naciones y las comunidades recuerdan su pasado y con qué frecuencia entierran los incómodos recuerdos del pasado —, creo que son de alguna manera útiles para el clima que tenemos en este momento alrededor del mundo”.

La familia de Ishiguro se mudó a Inglaterra en 1960 por el trabajo de su padre, quien era oceanógrafo, y en 1982 obtuvo la nacionalidad británica: ese mismo año publicó su primera novela, A Pale View of Hills, que se establece en Nagasaki después de la bomba atómica. Durante el anuncio esta mañana, la secretaria permanente de la academia sueca, Sara Danius, destacó que el trabajo del escritor combina la sensibilidad de grandes autores como Jane Austen, Franz Kafka y Marcel Proust, creando un universo estético propio con novelas de gran fuerza emocional que dejan al descubierto el abismo bajo nuestro sentido ilusorio de conexión con el mundo, y que explora todas las cosas que necesitamos olvidar para poder sobrevivir, tanto como individuos como sociedad.

A continuación, le damos un vistazo a su cuerpo de trabajo para conocer un poco más acerca de este escritor, considerado como uno de los maestros de la memoria.

1. A Pale View of Hills (1982)

Portada del libro "A Pale View of Hills" de Kazuo Ishiguro.

Portada del libro “A Pale View of Hills” de Kazuo Ishiguro.

En su primera novela, Ishguro nos cuenta la historia Etsuko, una mujer japonesa de mediana edad que vive sola en Inglaterra, y que mantiene una compleja relación con su hija menor, Niki, sobre el reciente suicidio de la hija mayor de Etsuko, Keiko, quien no era feliz con su destierro. El libro nos lleva por la negación de la responsabilidad de Esuko, y cómo ella misma vivió una historia similar a través de una amiga que se mudó a los Estados Unidos, y que se devela al final como un recuerdo casi olvidado.

Con este libro, Ishiguro inicia un leitmotiv en su trabajo: la noción de identidad y de cómo los personajes mantienen un sentido particular sí mismos mientras las circunstancias históricas les dan nuevos puntos de vista sobre acontecimientos del pasado una y otra vez, como olas que regresan a una playa. A veces se mojan en ellas, a veces olvidan lo que sucedió para vivir en la ilusión de sus propios mundos, sus burbujas personales.

2. An Artist of the Floating World (1986)

Portada del libro "An Artist of the Floating World" de Kazuo Ishiguro.

Portada del libro “An Artist of the Floating World” de Kazuo Ishiguro.

Ambientado en Japón después de la Segunda Guerra Mundial, el libro está narrado por Masuji Ono, un viejo pintor que hace un recuento de su vida: se da cuenta de cómo su gran reputación ha cambiado desde la guerra y cómo las actitudes hacia él y sus pinturas han cambiado. ¿El motivo? Ono nunca aceptó la responsabilidad por sus acciones en el pasado, y a través de sus pinturas y su pequeño mundo, se niega a ver que el mundo a su alrededor ha cambiado y ya no puede ser la misma persona: sus memorias no son confiables, e Ishiguro nos lo muestra a través de cómo transcurren las cosas alrededor del personaje principal; quien ha decidido olvidar los detalles más dolorosos de su vida para poder sobrevivir en un lugar al que ya no pertenece.

3. The Remains of the Day (1989)

Portada del libro "The Remains of the Day" de Kazuo Ishiguro.

Portada del libro “The Remains of the Day” de Kazuo Ishiguro.

Sin duda, el libro más conocido de Ishiguro, y uno que fue adaptado al cine por el director James Ivory junto a Anthony Hopkins y Emma Thompson, con 8 nominaciones al Oscar. Al igual que en las sus novelas anteriores, Ishiguro cuenta la historia en primera persona de Stevens, un mayordomo que recuerda su vida en forma de diario, y de su carácter firme y fiel a su amo Lord Darlington y su relación con el ama de llaves, Miss Kenton, que alguna vez pudo haber sido romántica.

Al final del libro, descubrimos que Lord Darlingon nunca mereció su lealtad, y que pudo haberse casado con Miss Kenton si lo hubiese querido, pero en vez de cambiar su vida, Stevens decide dedicarle el resto de sus días a la dignidad y el orden del servicio como mayordomo a un nuevo amo y enfrentarse a lo que le queda de vida sin enfocarse en los errores cometidos y que lo hubiesen hecho alguien mucho más feliz.

4. The Unconsoled (1995)

Portada del libro "The Unconsoled" de Kazuo Ishiguro.

Portada del libro “The Unconsoled” de Kazuo Ishiguro.

Esta novela tiene lugar durante un período de tres días y se centra en Ryder, un famoso pianista que llega a una ciudad de Europa central para realizar un concierto. Sin embargo, parece estar enredado en una red de compromisos y promesas que no puede recordar, esforzándose por cumplirlos antes de su concierto pautado para el día jueves, frustrado por su incapacidad para tomar el control de su propia vida. Aunque no es uno de los mejores libros de Ishiguro, muestra cómo el personaje principal utiliza el recurso de la memoria y la amnesia como metáforas de su incapacidad para enfrentarse a las complejas demandas de su vida.

5. When We Were Orphans (2000)

Portada del libro "When We Were Orphans" de Kazuo Ishiguro.


Portada del libro “When We Were Orphans” de Kazuo Ishiguro.

Si bien The Unconsoled fue un poco críptico para muchos de los seguidores de Ishiguro, When We Were Orphans narra una historia directa: Christopher, un niño inglés nacido en Shangai a principios del siglo XX termina como huérfano a los nueve años de edad cuando su madre y su padre desaparecen bajo circunstancias sospechosas. Enviado a vivir en Inglaterra, crece hasta convertirse en un reconocido detective y, 20 años después, vuelve a Shanghai, para resolver el misterio de las desapariciones.

La voz de Christopher es controlada, detallada y desapegada, y su precisión no sorprende en un personaje que le ha dedicado su vida a los detalles y los rigores del pensamiento objetivo. Pero dentro de las capas de la narración se revela lentamente lo que no puede o no quiere ver: que su memoria, a pesar de lo que quiere creer, está afectada por sus traumas infantiles; que sus poderes de percepción y la claridad de su visión, pueden ser cegadores e iluminadores; y que los deseos más sencillos el de un niño por encontrar sus padres, y el de un hombre por comprender la verdad pueden traer recuerdos dolorosos.

6. Never Let Me Go (2005)

Portada del libro "Never Let Me Go" de Kazuo Ishiguro.

Portada del libro “Never Let Me Go” de Kazuo Ishiguro.

Al igual que The Remains of the Day, la novela Never Let Me Go es una historia con una superficies engañosa llena de memorias inciertas: Lo que parece ser una narración acerca de tres jóvenes amigos en un internado, poco a poco se revela como un cuento distópico con elementos de ciencia ficción que hace preguntas éticas profundas, pues todos son clones y están siendo “criados” para donar órganos a sus originales. La adaptación cinematográfica estuvo protagonizada por Carey Mulligan, Andrew Garfield y Keira Knightley, y aunque muchos tildan a la novela de misterio, esa no fue nunca la intención del autor:

“Si la información en el libro fluye poco a poco es porque los propios chicos no se dan cuenta de quiénes son. El lector está en una especie de viaje paralelo, pero no es una historia de misterio. Simplemente las memorias de los personajes no son lo que parecen ser, y al final se enfrentan con algo a lo que nunca esperaron”.

7. The Buried Giant (2015)

Portada del libro "The Buried Giant" de Kazuo Ishiguro.

Portada del libro “The Buried Giant” de Kazuo Ishiguro.

En su último libro, más que en ningún otro, es evidente cómo el trabajo de Ishiguro está marcado por una sensación de dolorosa soledad. Con The Buried Giant, vemos que su sensibilidad no tiene nacionalidad: no es japonesa ni inglesa, pues se distingue de cualquier cultura a través de una trama compuesta por un secreto tácito sepultado en el corazón de los personajes, evasivo y casi imposible de articular, pero que el lector siente con un dolor que se expande hasta las puntas de sus dedos.

Tomando el género fantástico como metáfora, Ishiguro cuenta una historia llena de neblina, monstruos, espadas y hechicería, pero que resulta ser mucho más que eso: la novela es una exploración profunda de de la memoria y la culpa y de la forma en que recordamos traumas del pasado como sociedad: de manera hermosa y desgarradora, nos enseña que tenemos el deber de recordar nuestros episodios más terribles aunque el impulso de olvidar sea más fuerte que nosotros.

Despues de leer, ¿qué te pareció?