Es posible que a primera vista, el trabajo del artista Juan Francisco Casas puedan parecer fotografías perfectas de gente común, pero cuando afinamos la vista, nos damos cuentas de que las imágenes creadas por este español son en realidad dibujos creados con un sencillo bolígrafo azul. Ese que nunca conseguimos cuando estamos buscando y que a la semana encontramos al fondo de una gaveta.

Casas comenzó su carrera como un pintor tradicional, pero comenzó a experimentar con el bolígrafo como una broma, sólo para ver si podía dibujar algo tan realista que la gente pensaría que era una foto. Todo comenzó hace unos 10 años, cuando comenzó a reproducir fotos de las noches con sus amigos, y le gustó tanto que nunca lo dejó. La broma eventualmente se convirtió en la mejor manera de demostrar que no importa el material que utilicemos, sino lo que se hace con él.

Ahora es un artista conocido que exhibe sus obras en galerías de todo el mundo, y además las vende por miles de euros. Sus trabajos pueden medir hasta 3 metros de altura y gastar 14 bolígrafos en las dos semanas que le toma terminarlos, pero el resultado final vale la pena. El único inconveniente es que los errores no se pueden borrar fácilmente con tinta, así que Juan trata de ser extremadamente cuidadoso, especialmente hacia las etapas finales del proceso de dibujo, sin importar si se trata de una chica o el rostro de Donald Trump.

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Dibujo: Juan Francisco Casas

Despues de leer, ¿qué te pareció?