En noviembre de 2016, el líder revolucionario cubano Fidel Castro falleció, y para muchos este fue el primero de muchos cambios políticos que habían estado dándose poco a poco en la paradisíaca isla socialista durante la década pasada. Por este motivo, el fotógrafo londinense Joshua Osborne decidió aprovechar la oportunidad para tomarse unas vacaciones en La Habana antes de que el país fuese a cambiar.

Pero cuando llegó a la capital, se sintió cautivado no por las personas que representaban el pasado del país, sino las que eran su futuro: los jóvenes.

Así nació su proyecto HABANABOY, una colección de imágenes en las que Osborne hizo retratos de los chicos que se encontró en las calles y a quienes encontró interesante. Y aunque en un principio su intención fue hacer una especie de casting visual, comenzó a explorar las diferentes subculturas y tribus urbanas que existen en La Habana moderna.

También entrevistó a algunos de los chicos con la ayuda de Javier y Roig, dos muchachos locales que viven de la venta de tarjetas wi-fi a los turistas, y quienes le ayudaron a tener una visión más clara de la Cuba joven más allá de la idea turística de salsa, ron y puros.

“En la semanas siguientes me los encontraba fuera de mi casa temporal cada mañana y recorríamos los distritos de la capital, si veía a a un chico interesantes, ellos se acercaban a él y la mayoría del tiempo no tenían problema en que les tomara una foto. También escribí una lista de preguntas para hacerles, y que grababa con mi teléfono. Así conseguí incluir citas que me pareció que darían a la audiencia una visión más profunda de su mundo en lugar de sólo imágenes. Con Javier y Roig gané acceso instantáneo y confianza”.

De esta manera, el fotógrafo logró entrar en distintas subculturas: de los trabajadores de la construcción, de boxeadores, de patinadores, de prostitutas, de drag queens y de los mikis, quienes están obsesionados con la cultura occidental y los llaman así por Mickey Mouse.

En las imágenes de Osborne los vemos lado a lado con capturas de la arquitectura descolorida pero hermosa de Cuba y con esas citas de las propias personas que vemos en las fotos, y que nos muestran la energía de una generación cuyo entorno y oportunidades para conocer el mundo más allá de las costas de Cuba podrían cambiar en los próximos años. Al menos, así lo esperan ellos con la mirada firme hacia el horizonte.

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

HABANABOY. Fotografía: Joshua Osborne

Despues de leer, ¿qué te pareció?