El barrio de El Clot, en Valencia, España prácticamente está desaparecido: los únicos restos que quedan de pie en el bloque de los trabajadores portuarios son mantenidos por sus invisibles habitantes, en su mayoría familias gitanas que han ocupado los apartamentos abandonados en el edificio. Los gitanos pertenecen a la minoría étnica más grande de España, y una muy socialmente estereotipada y según varias encuestas, también el grupo más duramente rechazado por la sociedad dominante.

El fotógrafo español Jorge López Muñoz decidió documentar cómo vive esta comunidad en el lugar que muchos también llaman El Hoyo, y durante tres años estuvo capturando a los individuos que viven en el lugar, sus rostros y el ambiente arquitectónico que los rodea, así como los distintos aspectos de esa cultura, su territorio y su gente, convirtiendo estas fotografías en un trabajo sobre la identidad de un pueblo, siempre dejando espacio para el instinto y el sentimiento, tratando de reflejar la salvaje vitalidad gitana.

“La serie no tiene como intención principal ser una declaración política. Es un trabajo que se ocupa de varios temas, permitiendo lecturas múltiples. Y en el caso de algunas de esas cuestiones la crítica está implícita, y por supuesto que hay posición en mi lado. Pero doy un paso atrás para distanciarme de la historia. No pretendo salvar a mis súbditos ni representarlos como víctimas, no soy un portavoz para nadie sino para mí. Sólo creo fotografías, y ha sucedido que estas imágenes son muy poderosas por sí mismas, visualmente tienen una enorme fuerza”.

Los retratos logrados muestran un retrato inquebrantable, íntimo, directo, sensible, poderoso y lleno de emoción personal, producto del compromiso con las personas y su entorno, ya que Muñoz trató de representar tanto su fuerza como su vulnerabilidad. Aunque El Clot es un barrio pobre, el fotógrafo nunca encontró rechazo ni dolor, pues al final son personas empobrecidas, pero también felices, e incluso abiertamente orgullosas.

Estas imágenes son un fiel reflejo de cómo viven: una afirmación de la dignidad y la humanidad que está en todas las personas, que pese a su condición nunca dejan la dignidad de lado.

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

v

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

El Clot. Fotografía: Jorge López Muñoz

Despues de leer, ¿qué te pareció?