Desde pequeño, el australiano Jordan Barrett ha estado rodeado de los excesos típicos de lo que implica formar parte de una familia ligada al narcotráfico: lujos, viajes, Ferraris y las comodidades que un flujo importante de dinero puede dar. Desde los 14 años ha estado involucrado con el mundo del modelaje, cuando un agente lo descubrió cerca de Queensland, cuando se disponía a robar unos fósforos de una tienda para irse a fumar luego de hacer algo de skateboarding. Desde entonces hizo una que otra cosa frente a la cámara hasta que cumplió los 17 años en el 2013, cuando su vida cambió por completo.

Ese año, una operación policial desmanteló toda la red de narcotráfico manejada por su padre, Adrian Barrett, que junto a su madrastra Allison Cale mantenían un frente de una tienda de plantas para manejar uno de los negocios más millonarios de drogas de la historia de Australia. En el arresto cayeron 38 personas, presas, quienes entre ellas sumaron casi 300 cargos criminales con el tráfico de estupefacientes como la marihuana, la cocaína, éxtasís, heroína y otras anfetaminas. Les quitaron los autos deportivos, un arsenal de armas y medio millón de dólares en efectivo.

Todos los acusados están en la cárcel, pagando una condena de 8 años. ¿Jordan? recorriendo la New York Fashion Week.

Jordan Barrett en la pasarela de Moschino resort 2017. Fotografía: Getty

Jordan Barrett en la pasarela de Moschino Resort 2017. Fotografía: Getty

De las sombras a las pasarelas

Por fortuna para Jordan, los jueces que dictaminaron las condenas para su padre, madrastra y el resto de sus cómplices consideraron que él no estaba implicado en los negocios de la familia, así que a diferencia de los demás quedó en libertad. Desde ese momento, comenzó a tomarse más en serio el asunto del modelaje, y logró hacer algunos editoriales para revistas como VMA, Arena y Homme.

Con 1.88 metros de altura y una estampa de surfer dorado de Bondhi Beach, el agente que lo vio algunos años antes había dado en el blanco: en poco tiempo, Barrett comenzó a colaborar con diseñadores como Tom Ford, Tommy Hilfiger, Balmain, Versace y Moschino, tanto en campañas como en pasarelas que incluso lo llevaron a convertirse en la nueva imagen de las fragancias 1 Million y 1 Million Privé de Paco Rabanne, dos de las más exitosas de la industria y una favorita indudable de la generación millenial. Nada mal, ¿no?

Blonde ambition

Jordan Barrett y Kate Moss en la London Men's Fashion Week 2017. Fotografía: Getty

Jordan Barrett y Kate Moss en la London Men’s Fashion Week 2017. Fotografía: Getty

Ahora, Jordan Barrett es uno de los modelos más cotizados en la industria de la moda: de hecho, Models.com, la biblia de los modelos, lo escogió como el modelo masculino del año pasado, y ahora, con tan sólo 20 años ha pasado por la lente de icónicos fotógrafos entre los que se encuentran Mario Testino, Mert & Marcus, Steven Klein o Peter Lindberg, con quienes no sólo ha hecho innumerables editoriales, sino portadas para las revistas Vogue, GQ, Numéro, Style y muchas más.

Obviamente, tanta popularidad no ha pasado desapercibida entre el público  y sus pares en la industria: no sólo ha estado relacionado con modelos y socialites como Kate Moss, Bella Hadid, Paris Hilton y Hailey Baldwin, sino que ya tiene casi medio millón de seguidores en su cuenta de Instagram. Pero hay algo de lo que todos pueden estar seguros: modelar no es la única ambición de este rubio australiano. No señor.

En noticias que tal vez no sorprenderán a nadie, su próxima meta es la actuación. Es gran fanático de actores como Leonardo DiCaprio, y al parecer ya anda tomando clases mientras alimenta su reputación de bad boy, yéndose de fiesta hasta el amanecer antes de sus sesiones de fotos, y llegando tarde a sus asignaciones. Sin embargo, todo forma parte de su persona rock star con un pasado oscuro. Al fin y al cabo, ¿qué más se puede esperar de un joven de 20 años en la cima del éxito?

Despues de leer, ¿qué te pareció?