La fotógrafa británica Jo Duck se especializa más que todo en sesiones fotográficas editoriales y comerciales, pero cuando recibió la llamada de un cliente para un proyecto muy especial no pudo negarse. Bompass & Parr es una compañía de catering localizada en Londres que se encarga de hacer esculturales postres inspirados en edificios y otras creaciones arquitectónicas, y cuando comenzaron con el negocio, solían recibir algunos pedidos peculiares, según cuenta su fundador Sam Bompas.

“Cuando comenzamos con Bompas & Parr, una de las primeras llamadas que recibimos fue alguien preguntando si hacíamos catering para fiestas splosh. Inocentemente, nos fuimos a la Internet a averiguar de qué se trataba eso, y nos encontramos con una escena fetichista que involucra a personas que les excita sentarse o bañarse en comidas diversas. Eso es el sploshing. En ese momento declinamos la oferta.”

Unos años después, abrieron un poco su mente y su clientela, y le encargaron a la fotógrafa una serie de imágenes en donde vemos muchos traseros, masculinos y femeninos, velludos y calvos, sentándose en una serie de pasteles y gelatinas, lo cual hace un espectáculo visual bastante curioso.

La serie, llamada Cake Holes, es un guiño a la expresión “food porn”, muy utilizada en las redes sociales hoy en día para referirse a imágenes de platos suculentos que aficionados a la gastronomía suelen compartir.

Al momento de hacer la sesión, fue difícil encontrar voluntarios entre amigos y conocidos, pero luego de un breve casting via Instagram, no faltaron modelos que quisieran pasarse un domingo en la tarde sentándose en diferentes pasteles, que por cierto, fueron escogidos por cada una de las personas que terminaron posando para las fotos.

¡Buen provecho!

Food Porn

Fotografía: Jo Duck

Food Porn

Fotografía: Jo Duck

Food Porn

Fotografía: Jo Duck

Food Porn

Fotografía: Jo Duck

Food Porn

Fotografía: Jo Duck

Food Porn

Fotografía: Jo Duck

Food Porn

Fotografía: Jo Duck

Despues de leer, ¿qué te pareció?