Jesse Echevarría es un fotógrafo puertorriqueño que reside desde hace algunos años en los Estados Unidos, y siempre se ha sentido atraído por la fotografía paisajística, ya sea en diversas locaciones del planeta o apuntando la lente hacia las estrellas. Podría decirse que su trabajo está inspirado por la idea de poder inmortalizar el lienzo de la naturaleza, que para él siempre está redefiniendo el concepto de lo que significan las palabras belleza y arte.

Como se imaginan, su inspiración lo ha llevado por innumerables paisajes del planeta, que van desde el desierto de Mojave, pasando por el Parque Nacional Great San Dunes de Colorado. Sin embargo, hace poco pudo cumplir uno de sus más grandes sueños: fotografiar uno de los lugares más áridos y místicos de Chile: el desierto de Atacama.

“Como fotógrafo de paisajes, el desierto de Atacama en Chile siempre ha sido un viaje de ensueño para mí. Como el desierto más seco de la Tierra, ofrece uno de los mejores cielos nocturnos para filmar astrofotografía. Su increíble paisaje refleja al de Marte, lo que lo convierte en una de las experiencias más increíbles para cualquier fotógrafo y entusiasta del espacio. Las noches eran extremadamente frías, secas y tranquilas, mientras los días eran coloridos y llenaban paisajes escénicos”.

La serie fotográfica, titulada sencillamente Atacama, fue realizada en un viaje de cinco días en automóvil que comenzó en Antofagasta y después llevó a Echevarría por el Observatorio Paranal, hasta llegar al desierto de San Pedro de Atacama y la Reserva nacional de Los Flamencos. Según Jesse, de todos los viajes que ha hecho, éste ha sido el que le ha dado más satisfacciones, pues las imágenes que logró parecen haber sido sacadas de otro planeta.

En las imágenes, podemos ver los cielos despejados de la región, que ofrecen una vista impresionante para cualquiera que quiera observar las estrellas. Por otro lado, los extraordinarios volcanes que rodean el desierto y que a veces dan paso a lagunas de agua turquesa dan la sensación a los visitantes de explorar una locación extraterrestre: no es coincidencia que la NASA use el área para probar sus robots antes de enviarlos al espacio.

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Atacama. Fotografía: Jesse Echevarría

Despues de leer, ¿qué te pareció?