Nacida en Londres, criada en Nueva Zelanda y ahora establecida en la ciudad de Los Ángeles, Imogen Lehtonen es una de las mujeres motociclistas más populares del momento, y una de las representantes de la cultura femenina sobre dos ruedas.

Aprendió a montar Harleys con su padre, a quien perdió recientemente luego de una batalla contra el cáncer, así que su interés en montar motos no es por moda, por tener seguidores en Instagram o por ser vista camino a Coachella: su vehículo es su camino al zen y a su propia versión de espiritualidad, tal como le cuenta a Playboy:

“Montar motocicletas es una pasión enorme para mí y algo que que encapsula la palabra libertad. Definitivamente es la influencia de mi padre. Creciendo, me llevaban a la escuela en la parte de atrás de la moto de mi papá y sabía que un día tendría la mía. Hace cinco años, realmente era una industria dominada por los hombres y las mujeres tan sólo los acompañaban en la parte de atrás, pero he visto las cosas cambiar… he conocido a tantas mujeres que realmente han cambiado sus vidas. Ser capaz de montar estas máquinas hace maravillas para mi confianza”.

Cuando Lehtonen no está en dos ruedas, trabaja incansablemente en la parte trasera del taller The Great Frog, una empresa familiar fundada por su tío, Paterson Riley, en 1972, y quien fue pionero de los diseños de joyas para amantes del heavy metal, incluyendo anillos de cráneos.

Las piezas la tienda se han convertido en un estándar en la joyería del rock and roll para bandas como Guns N ‘Roses, Metallica y Motörhead, así como artistas como Mick Jagger, Lady Gaga y Arnold Schwarzenegger, que hace poco adquirió un brazalete de calaveras de unos 200 gramos de plata.

Born To Be Wild

Imogen Lehtonen y Norman Reedus en “Ride” de AMC. Fotografía: AMC

Recientemente, Imogen esuvo invitada a la serie RIDE with Norman Reedus, conducida por Norman Reedus, uno de los protagonistas de la serie The Walking Dead. Ambos se conocieron en el 2015 mientras Reedus estaba en Georgia filmando para la serie de zombies, y poco después la invitó a participar en su propio show, en donde recorrieron las carreteras de la costa oeste los Estados Unidos. Imogen terminó inspirando a muchas mujeres más a tener sus propias motocicletas, y Reedus quedó fascinado por su actitud.

“Imogen es totalmente badass sobre la motocicleta y fuera de ella. Tiene un espítitu muy libre pero también es una guerrera. Ha sido muy cool para mí con este show sobre motociclismo que estoy haciendo tener a Imogen conmigo e inspirar a toda una generación de chicas para que se aventuren a conocer la vida sobre dos ruedas”.

Sin embargo, no todas las recién llegadas a la afición están dispuestas a aprender a conducir. De hecho, Imogen es una embajadora un poco reacia a la escena debido a que hay muchas qué sólo están buscando ligarse a un chico motociclista.

“Montar aquí en California ha abierto realmente mi mundo. He establecido grandes amistades con algunas mujeres increíbles: He conocido a chicas que hacen trabajos de cuero, o crean calzado, o trabajan con niños con necesidades especiales, pero todas montan motos y son jodidamente cool. Eso es lo que respeto, no a estas chicas que llevan ropa pequeña de motociclistas de los 70 porque quieren tomarse selfies y acostarse conectarse con algún tipo que monta una bicicleta. Es como, vete a la mierda y consigue tu propia motocicleta”.

Adrenalina y zen

Imogen Lehtonen. Fotografía: Loser Machine Company

Imogen Lehtonen. Fotografía: Loser Machine Company

En la actualidad, Imogen es imagen de algunas marcas como SHOEI y Ducati, además de ser una representante de conducir segura y responsablemente. De hecho, cuenta que para muchos las motocicletas son una moda, poniendo en riesgo a choferes responsables que tienen toda una vida sobre ruedas: muchos no tienen idea de las más básicas normas de vialidad, y piensan que se trata de correr a toda velocidad, cuando en realidad es una práctica que muchos realizan para centrar sus energías y encontrar su equilibrio mientras disfrutan del paisaje.

De hecho, Imogen dice que la lección más importante que se aprende al conducir una motocicleta es dejar atrás tus expectativas y seguir tu intuición y tu corazón para comenzar a hacer cosas que te hagan realmente feliz y “no perder el tiempo en estupideces”, en especial luego de que su padre fue diagnosticado con cáncer. Luego de seguir ese mantra, dice que ha logrado cosas que jamás hubiese soñado, en especial seguir el legado de su familia con la joyería The Great Frog. Para Imogen, vivir para la aventura y atreverse a hacer cosas nuevas es su único camino a seguir, siempre y cuando esté sobre su amada motocicleta.

Despues de leer, ¿qué te pareció?