La fotógrafa británica Harley Weir tiene apenas 28 años de edad, y ya es considerada como una de las figuras más importantes del mundo de la moda: luego de su paso por el Central St Martins College of Art and Design, comenzó a interesarse en la fotografía y los collages, experimentando nuevas maneras de conmover a las personas a través de la imagen.

Desde entonces como fotógrafa freelance ha trabajado para publicaciones como Wallpaper*, DAZED, Arena Homme+ y AnOther Magazine, y ahora forma parte integral de las campañas de casas como HUGO, Céline, Chanel, Balenciaga, Jacquemus, y además es una de las favoritas de Stella McCartney. Nada mal.

Más allá de su trabajo editorial, Weir a menudo busca capturar personalidades intrigantes, independientemente de su género, etnia o edad, de una manera honesta y enigmática. Esto llevó a Instagram a desactivar su cuenta en septiembre del año pasado, cuando publicó una imagen de los muslos de una modelo llenos de la sangre de su menstruación, y luego de un álgido reclamo por parte de sus seguidores, creó conciencia acerca de la continua censura de los cuerpos femeninos por parte de la aplicación, que terminó restableciendo su cuenta.

El incidente es tan sólo un testimonio del deseo abrumador de ver nuevos puntos de vista en la fotografía, y las imágenes de Weir son un ejemplo perfecto: femeninas pero sin artificio, con un magnetismo en movimiento que continuamente atraen la mirada a sus retratos seductores y difíciles de ignorar.

“Mi intención es sencillamente conmover a alguien. Realmente no importa qué emoción sienta en realidad, si les disgusta o les gusta, o les recuerda a un sentimiento como el amor. una reacción que cause cualquier emoción me hace feliz. Es muy difícil conmover a la gente”.

El trabajo personal de Weir oscila entre vistazos descarados de nudismo y una obsesión con  lo que es la juventud de hoy en día, por lo que sus fotografías tienden a ser energéticas y precisas, pero se sienten tan espontáneas como si las hubiese capturado con una Polaroid. En el fondo son misteriosas y vulnerables, y tienden a guardar cierta pureza en el enfoque, el encuadre y su paleta de colores, creando una atmósfera nostálgica y moderna al mismo tiempo.

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Fotografía: Harley Weir

Despues de leer, ¿qué te pareció?