El cine británico es conocido desde hace mucho tiempo por su calidad hogareña que destaca los paisajes y la personalidad de su país, y God’s Own Country, el debut del escritor y director Francis Lee, es un retrato franco y poco sentimental de la masculinidad, la soledad, el amor y el deseo. Es considerada como un romance, y de hecho lo es, pero hay que considerar que es uno en donde la primera escena muestra al personaje principal en un baño vomitando.

Ambientada en los hermosos pero brutales y aislados campos de Yorkshire, la cinta cuadro ha recogido numerosos premios en los festivales de Sundance, de Berlín y de Edimburgo por su representación silenciosa y visceral de la vida agrícola y rural. El filme cuenta la historia de Johnny (Josh O’Connor), un joven que vive en la granja de ovejas de su padre, y que se encuentra plagado por la responsabilidad de mantener las tierras de su familia luego de que su padre sufre un accidente que afecta su salud.

Demasiado orgulloso para pedir ayuda, ahoga sus frustraciones en alcohol y sexo casual en una rutina de autosabotaje que se ve interrumpida con la llegada de Gheorghe (Alec Secareanu), un trabajador migrante rumano que entra a trabajar temporalmente en la granja para ayudarlo.

God's Own Country. Fotografía: Picture House Entertainment

God’s Own Country. Fotografía: Picture House Entertainment

Mientras trabajan silenciosamente en el campo, su relación se hace más cercana y se transforma en un afecto profundo y silencioso que amenaza con desestabilizar la vida de Johnny y su propio concepto de sí mismo, pues no solamente es incapaz de decir lo que siente, sino de aceptar el cariño que le ofrece este extraño.

Aunque no tiene problemas con su sexualidad, está lleno de rabia y de incertidumbre por no saber qué le espera a la granja y al resto de su vida. ¿Granjeros silenciosos? ¿Romance gay? Pues ya sabemos por la cinta ha sido calificada como la Brokeback Mountain británica. Sin embargo, la película nunca deja la esperanza de lado, tal como cuenta el director, Francis Lee:

“Creo que esta película no podría haber sido hecha si se tratara de un hombre y una mujer, o de dos mujeres. Se trata de  masculinidad, comunicación y sexo, pero para mí, se trata de amor y esperanza. Eso se siente bastante universal, y muchas personas que han visto la película y que provienen de orígenes muy diversos, han sentido ese latido emocional de la película. Eso es muy gratificante”.

Parece que el amor puede nacer incluso en los terrenos más difíciles, ¿no? God’s Own Country se estrena el próximo 1° de septiembre en el Reino Unido. Veamos el trailer de la película a continuación:

Despues de leer, ¿qué te pareció?