En 1967, David Jones, de apenas 20 años de edad, decidió cambiar su nombre para evitar confusiones con el cantante de The Monkees. Se decidió por “Bowie”. En ese momento, Jones había estado tocando algo de música durante cinco años, formando parte de varias bandas, cantando rock and roll en reuniones locales de jóvenes, cualquier pub que quisiera aceptarlo, e incluso en algunas bodas. Se unió a la agrupación The Konrads, pero luego los dejó para unirse a King Bees, y en una de esas tantas paradas musicales conoció al músico Derek “Dek” Fearnley.

En ese entonces, David Bowie reclutó a Fearnley para que lo ayudara a grabar un álbum, así que los dos jóvenes músicos practicaron, escribieron y se pasaron pasaron el rato durante un buen tiempo en la casa del hermano de Fearnley, Gerald, quien se desempeñaba como fotógrafo.

“Mi hermano siempre amó la música. Siempre había gente en la casa para practicar o escribir canciones, y recuerdo haberme despertado por las mañanas, sin saber quién estaría durmiendo en la habitación de enfrente. A menudo David terminaba en el sofá. Siempre fue muy amable”.

Gerald Fearnley estaba comenzando a trabajar como fotógrafo el mismo año en que Bowie terminaba en el sofá de su casa. Trabajaba en proyectos propios y en un estudio ubicado en Oxford Street. No recuerda muy bien cómo sucedió, pero terminó enlistado por la disquera Deram para tomar las fotografías de David, y que terminarían en la portada del álbum. Según él mismo dice, “probablemente era la única persona que conocía con un estudio y una cámara”.

Portada del álbum debut de David Bowie.

Portada del álbum debut de David Bowie.

El disco homónimo de David Bowie fue lanzado el 1° de junio de 1967… el mismo día que The Beatles publicaron Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. Y no sucedió mucho. Al final, la banda se separó y  ninguna canción terminó en las listas de popularidad, pero ahora, 50 años desde la sesión original de fotos y el lanzamiento del álbum debut de David Bowie, la sesión de fotos de Gerald Fearnley se presentan por vez primera en el libro Bowie Unseen.

En el tomo, se muestran las fotos caprichosas y juveniles que capturan al artista como un hombre que tan sólo unos años después se transformaría en Ziggy Stardust y lanzara una carrera musical que lo convertiría en una de las figuras más exitosas e influyentes en la historia de la música moderna. Pero en estos momento, recién comenzaba a crear su identidad con su primera era: cuando era sencillamente David Bowie.

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

David Bowie en 1967. Fotografía: Gerald Fearnley

Despues de leer, ¿qué te pareció?