El fallecido fotógrafo George Dureau fue entrevistado hace 10 años por un periodista llamado Jack Fritscher para hablar de su obra. Durante la conversación, hablaba de su trabajo como fotos familiares, “muy sentimentales.” Llamaba “queridos” a sus modelos a quienes descubría en las calles del barrio francés de Nueva Orleans, quienes vivían de la prostitución, eran marginados de la sociedad o sufrían de alguna discapacidad, algunos de los cuales eran sus amantes.

En el nuevo libro George Dureau, The Photographs, se ve la obra de este fotógrafo, quien trabajaba con el desnudo masculino en una época en la que aún era un tabú y una actividad criminal penada por la ley hasta el año 1965. En más de una oportunidad sus fiestas bohemias en las que mostraba sus fotos fue interrumpida por la policía, y siempre se resistió al arresto. En la colección de imágenes contenidas en esta compilación, puede verse la empatía con la que Dureau se acercaba a sus sujetos, quienes pese a ser rechazados por la sociedad se convertían en héroes bajo su mirada.

Las fotografías son sinceras y comprometidos, tomando a los miembros de la clase social más baja de Louisiana y a hombres con amputaciones y defectos de nacimiento y convirtiéndolos en dioses griegos, en igual parte estatuas antiguas y homoeróticas. A lo largo de su carrera subversiva, Dureau destiló el estilo de vida liberal de finales del siglo 20 en sus retratos, que conforman junto con Robert Mapplethorpe y Peter Hujar, un triunvirato de la creación de una estética gay que ha permanecido por largo tiempo.

El libro colecciona lo mejor de Dureau en un solo tomo, celebrando su estilo de vida y la poderosa documentación de la ternura y el homoeroticismo que se encontraba en cada rincón de su vida como un vehículo para capturar a aquellos que a menudo son olvidados por los libros de historia. Sus sujetos son humanos, poderosos, sexuales y humildes, como si fuesen leyendas mitológicas o del folklore, que por extrañas circunstancias decidieron convertirse en mortales para experimentar la cotidianidad de la vida diaria.

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

George Dureau, The Photographs

Fotografía: George Dureau, Cortesía de la Galería Arthur Roger Gallery y Higher Pictures

Despues de leer, ¿qué te pareció?