El artista francés Florian Eymann crea óleos en miniatura, carboncillos sobre papel, y lienzos y paneles gigantes en los que coexisten de manera armoniosa la forma el color y la técnica en una explosión de expresionismo con toques de cultura pop. Utilizando sus cuadros como una manera de escapar, experimentar y disfrutar del proceso creativo, basa sus imágenes en la observación, libre de cualquier regla o procedimiento.

Su trabajo es preciso, y a veces olvidamos que en la mayoría de sus cuadros Eymann sólo sugiere el tema representado detrás de capas llenas de pinceladas intensas y de color. Usando la forma clásica del retrato como base, elige las secciones temáticas para su trabajo que pueden variar entre figuras históricas, amigos o familiares, o incluso iconos pop. Bajo el óleo se esconde lo que parece ser Marilyn Monroe o David Bowie.

Raramente mostrando características detalladas, Eymann toma sólo los elementos más reconocibles como punto de partida, que evolucionan como manchas, goteos o trazos gruesos para ocultar o deformar los atributos que no son relevantes para su obra. El resultado son imágenes inquietantes que se sienten familiares, pero completamente misteriosos para el espectador.

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Arte: Florian Eymann

Despues de leer, ¿qué te pareció?