El encarcelamiento masivo en Estados Unidos es una epidemia, no sólo por estar generalizado, sino también en el sentido médico, El experto en políticas de salud Ernest Drucker sostiene en su libroA Plague of Prisons que el encarcelamiento se comporta como una enfermedad: el sistema de no se limita a afectar a la persona en la celda, sino que también envenena a las familias y sus comunidades circundantes.

Everyday Imprisonment es una fascinante cuenta en Instagram que pretende contar la historia visual del fenómeno del encarcelamiento. Es un ensayo fotográfico con imágenes contemporáneas y de archivo sobre el sistema penitenciario estadounidense, que ha aumentado rápidamente la población de internos desde la década de 1980 y en la actualidad supera la de cualquier otro país, de acuerdo con el Instituto de Investigación de Política Criminal de ese país.

La cuenta arrancó sus actividades en el 2014 de la mano de la editora Zara Katz y la reportera Lisa Riordan Sevilla como una oportunidad de fomentar el diálogo sobre el encarcelamiento en masa en la plataforma de medios sociales. Uno de sus principales objetivos era mostrar una amplia gama de voces, de manera que se vea más claramente la complejidad y múltiples facetas del encarcelamiento. Hoy en día la cuenta tiene casi 75.000 seguidores.

El proyecto está inspirado en la cuenta Everyday Africa de Instagram, que combate los clichés sobre África en los medios, en donde re refleja como un continente en constante guerra y enfermedad. Katz dice que el diálogo más valioso ha surgido en torno a algunas de las fotos en la cuenta Everyday Imprisonment, en las que muchos comentarios afirman que han sido afectados personalmente por el sistema penitenciario, mientras que otros ofrecen apoyo y aliento a los internos.

Everyday Incarceration, por Loren Elliot

Fotografía: Loren Elliot

Keith Spike (centro), recibe un bebé maniquí durante una lección sobre cómo acunar un bebé adecuadamente en la cárcel Falkenburg Road en Tampa, Florida, el 28 de diciembre de 2015. A su izquierda está su compañero William Harvey y a su derecha está Salvador Sánchez Jr.

Everyday Incarceration, por Jessica Earnshaw

Fotografía: Jessica Earnshaw

Robert, de 70 años, se asoma a su ventana de celda. Ha pasado casi 30 años en prisión tras ser declarado culpable de asesinato. Juntas de libertad condicional reacias hacen que presos en Estados Unidos envejezcan tras las rejas.

Everyday Incarceration, por Ron Levine

Fotografía: Ron Levine

Theda Rice, de 77 años, condenada por asesinato. Dice que está en la cárcel para ayudar a su familia. “He aprendido la lección. Eso no va a ocurrir de nuevo. Pero se ve que no me ayudan. Tengo hijos, pero lo último que supe de ellos fue en 2005. Me cuido lo mejor que puedo.”

Everyday Incarceration, por Sarah Hoskins

Fotogrtafía: Sarah Hoskins

Una oración antes de la comida en la escuela para chicas Southern Oaks de Union Grove, Wisconsin. Abril 2007.

Everyday Incarceration por Marilyn Suriani

Fotografía: Marilyn Suriani

Everyday Incarceration, por Lori Waselchuk

Latonya, fotografiada en 1995 en la Institución Correccional Metro cerca de Atlanta. “Estoy cansada de vivir bajo las reglas de otra persona. Sólo quiero ir a casa con mi hijo y mi familia y empezar de nuevo”.

Everyday Incarceration, por Robert Grumpert

Fotografía: Robert Grumpert

Mientras un sospechoso de asesinato ingresa en la cárcel del Condado de San Francisco, los empleados documentan sus heridas en el cuello tras un intento de suicidio.

Everyday Incarceration, por Sam Wolson

Fotografía: Sam Wolson

Un momento de ternura entre Shanon Fulcher y su novia Jamesha en un centro de rehabilitación de drogas, en donde se internaron para curarse. Shannon fue iniciado en los infames Bloods a una edad temprana y acumuló seis cargos por delitos graves en su juventud.

Everyday Incarceration, por Ben Cleeto

Fotografía: Ben Cleeto

“Ojos Verdes” consuela a su abuela moribunda en cuidados paliativos, luego de que se le concediera una demora de sentencia de un mes para presentar sus respetos y decirle adiós. Viajó a Brooklyn tres veces: dos para visitarla en el Wyckoff Heights Medical Center y una vez más por su funeral.

Everyday Incarceration, por Sara Bennett

Fotografía: Sara Bennett

Tracy es maquillada por un amigo de la familia en casa de su hija en Bergenfield, Nueva Jersey. Sólo dos años después de su condena, Tracy recibió un certificado de cosmetología del Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York y trabajó como peluquera, estilista, técnico de uñas y supervisora.

Everyday Incarceration, por Sara Bennett

Fotografía: Sara Bennett

Evelyn con el hijo de su pareja de hecho en Long Island City, Nueva York. “Conocí a mi pareja cuando sólo había estado en casa durante unos días. Ella tiene tres hijos y yo, al no tener hijos, me acerqué a los niños”.

Everyday Incarceration por Gabriela Bulisova

Fotografía: Gabriela Bulisova

Madre e hija duermen en un autobús a la Penitenciaría Hazelton en Bruceton Mills, Virginia Occidental.

Despues de leer, ¿qué te pareció?