Desde hace algún tiempo venimos observando con atención diversos estudios que han revelado efectos negativos que los anticonceptivos hormonales que gran parte de las mujeres toman todos los días (no solo como método para prevenir embarazos, sino para tratar enfermedades como acné, endometriosis y Síndrome de Ovario Poliquístico), y que causan desde depresión hasta una disminución de nuestra sensación de bienestar mental.

Ahora, lo que nos faltaba: las mujeres que usan anticonceptivos basados ​​en hormonas se enfrentan a un 20% más de riesgo de sufrir de cáncer de mama, de acuerdo a un estudio hecho a casi dos millones de mujeres en Dinamarca durante 11 años. Aunque por algún tiempo los médicos han estado conscientes de que viejas formulaciones de anticonceptivos conllevaban un mayor riesgo en cuanto a la enfermedad, muchos esperaban que las formulaciones más recientes y bajas de estrógeno pudieran presentar un riesgo menor.

Los nuevos hallazgos, publicados en The New England Journal of Medicine, muestran que no es así, y parece que el peligro crece mientras se use el medicamento por tiempo prolongado. Los investigadores calcularon que la anticoncepción hormonal produjo un caso adicional de cáncer de mama por cada 7.690 mujeres cada año, aproximadamente el 13% de las mujeres entre 15 y 49 años. Así lo explica el Dr. David Hunter de la Universidad de Oxford, uno de los investigadores del estudio:

“La búsqueda de un anticonceptivo oral que no eleve el riesgo de cáncer de mama debe continuar, pero también es cierto que el uso de anticonceptivos orales se asocia con reducciones sustanciales en los riesgos de cáncer de ovario, endometrio y colorrectal. De hecho, algunos cálculos han sugerido que el efecto neto del uso de anticonceptivos orales durante 5 años o más es una leve reducción en el riesgo total de cáncer”.

Sin embargo, el médico destacó que a medida que las mujeres llegan a los 40 años, las alternativas no hormonales como los DIU o los preservativos podrían incluso ser mejores, o, si las mujeres tienen hijos, ligadura de trompas.

Según el estudio, el aumento del 20% en el riesgo de cáncer de mama varió según la edad y durante cuánto tiempo las mujeres usaron anticonceptivos basados ​​en hormonas, incluyendo píldoras, parches anticonceptivos, anillos vaginales, implantes de progestina e inyecciones. El riesgo fue un 9% más alto con menos de un año de uso y un 38% más alto con más de 10 años de uso. Vale la pena destacar que las mujeres que usaron anticonceptivos hormonales durante períodos cortos, el exceso de riesgo de cáncer de mama desapareció rápidamente después de suspender el uso.

La Dra. Lina Mørch, una de las investigadoras líderes del estudio de la Universidad de Copenhague dijo que lo positivo del estudio es que de ahora en adelante se podrán evaluar nuevas fórmulas farmacéuticas para este tipo de medicamentos que prevengan estos efectos secundarios. “No hay necesidad de entrar en pánico sobre la base de estos resultados. No queremos que las mujeres abandonen su anticoncepción sin tener algo diferente, y hay alternativas”.

Morch afirmó que lo más conveniente es consultar con nuestro ginecólogo de confianza para consultar qué otras opciones cada paciente tiene de acuerdo a su perfil.

Despues de leer, ¿qué te pareció?