Cuando se habla de Bob Marley, es imposible no imaginarlo como ese músico consagrado que hablaba de revolución al ritmo del reggae, con largos dreadlocks y cerca de un micrófono, una guitarra o un cigarro de marihuana entre los labios. Pero antes de convertirse en un poeta para los olvidados, Marley recorría las plazas, las calles y las playas de su amada Jamaica.

La fotógrafa Esther Anderson, compatriota del artista, tuvo la oportunidad de conocerlo a principios de los años 70, no sólo como un músico en ebullición, sino como persona. Anderson se dedicó a capturar a Marley en su cotidianidad, sin poses, sin púbico y sin escenarios en una serie llamada Bob Marley: A Rebel Prophet. Anderson, que tiene 70 años de edad, cuenta un poco más sobre estas imágenes:

“Mi trabajo no es para entretener a los que conocen a Bob Marley como un ícono de la música. Mis fotografías revelan a Marley más allá de los límites de un músico, como un mensajero que podía llegar a una audiencia global, un poeta del pasado y el futuro.”

Las fotos, que eventualmente fueron usadas como parte de la publicidad del artista para Island Records, muestran a un Bob Marley sencillo, son su gorro tejido rasta y en las calles de Kingston, como el hombre que una vez se convertiría en un emblema de libertad y amnistía.

Bob Marley: A Rebel Prophet

Fotografía: Esther Anderson

Bob Marley: A Rebel Prophet

Fotografía: Esther Anderson

Bob Marley: A Rebel Prophet

Fotografía: Esther Anderson

Bob Marley: A Rebel Prophet

Fotografía: Esther Anderson

Bob Marley: A Rebel Prophet

Fotografía: Esther Anderson

Bob Marley: A Rebel Prophet

Fotografía: Esther Anderson

Despues de leer, ¿qué te pareció?