Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art

Este artista australiano se enterró vivo por 72 horas para protestar el trato a los aborígenes de su país

Mike Parr antes de ser sepultado bajo tierra. Fotografía: Dark Mofo/The Museum of Old and New Art.
Words mor.bo

El pasado jueves por la noche en Hobart, la capital de Tasmania, el artista australiano Mike Parr entró en una caja de 2,32 metros cuadrados que se bajó a un agujero en la calle, después de lo cual un grupo de trabajadores de la construcción sellaron el suelo nuevamente con asfalto, comenzando una performance de 72 horas durante el cual el artista de 73 años de edad permaneció enterrado vivo.

Bajo el título de Bitumen the Artist, el trabajo fue una protesta por la marginación de la historia de los abrorígenes de Tasmania, quienes fueron asesinados por los británicos durante la llamada Guerra Negra en el siglo 19. Según declaraciones de Parr al New York Timesel performance político fue inspirado por la Black Square de Kasimir Malevich, afirmando que quería canalizar “la nulidad de la imagen”.

Finalmente, el domingo por la noche, otro grupo de trabajadores de la construcción se dedicaron a sacarlo en un proceso que llevó un par de horas antes de que la maquinaria levantara la tumba subterránea temporal de Parr, quien salió alrededor de las 21:30 horas para ser aplaudido por un grupo de personas que se reunió en los alrededores antes de ser atendido por médicos.

Mike Parr, saliendo de su encierro temporal. Imagen: News Corp Australia.

Mike Parr, saliendo de su encierro temporal. Imagen: News Corp Australia.

Parr estuvo sin comida durante su encierro, aunque contó con un bombeo constante de oxígeno para mantenerse vivo, y además se le suministró suministró ropa de cama, agua, cubos de basura, bloc de dibujo y lápices. El artista pasó su tiempo meditando, dibujando y leyendo The Fatal Shore de Robert Hughes.

Algunos grupos indígenas de Tasmania calificaron el trabajo como insultante, pero una miembro de la comunidad aborigen, Nala Mansell, fue solidaria con Parr: “La historia aborigen en Tasmania ha estado enterrada por más de 200 años y creo que es una excelente forma de simbolizar el hecho de que las personas todavía no conocen la historia aborigen de su propio país”, dijo a los periodistas.

Otros espectadores quedaron desconcertados. “No me queda nada de esto”, dijo Carolyn Bowerman, quien presenció la salida del artista del suelo. “Estoy sorprendida de que alguien se someta a esto y haga tanto esfuerzo”.

Mike Parr no es ajeno a la confrontación en sus performances, ya que una vez cortó su propio brazo (una prótesis) con un hacha frente a una audiencia impactada, que no sabía que el brazo era falso. Se espera que el martes hable en un foro público sobre la experiencia que vivió el fin de semana.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
Magazine

ISSUE #02

$5.000
Limpiar

Yayoi Kusama acerca del miedo Aunque estemos pasando por un momento oscuro y difícil, estos nos ofrecen una oportunidad de aprender quiénes somos. “La psiquiatría no era tan aceptada en mi juventud como lo es ahora. Tuve que luchar por mi cuenta con lo que me pasaba, con mi ansiedad, sin hablar de las visiones y alucinaciones que a veces me abrumaban”. + More