Miren, esto de ser mula para narcotraficantes no es nada nuevo. Pasa en las mejores familias: a veces terminas contrabandeando todo en latas de Nesquik; a veces las autoridades capturan tu barco, o si eres una paloma mensajera, terminas hasta muerta. Y sí, han habido casos de mulas tan terribles en su trabajo que dan pena, pero nada se compara con ser llamada “las peores mulas de cocaína de la historia“, señores.

Pero ese es justamente el apodo dado a las canadienses Isabelle Lagace de 28 años y Melina Roberge de 22, quienes transportaron 35 kilos de cocaína en un crucero de USD $17.000 desde Inglaterra a Australia, pasando por lugares como Bermuda, Colombia, Panamá, Chile, Ecuador y Nueva York… y documentándolo todo en Instagram.

Cuando el crucero MS Sea Princess llegó a su destino final en Sydney, las dos fueron rápidamente arrestados junto con otro hombre, André Tamine, de 63 años, quien tenía 60 kilos de la sustancia. Las autoridades calificaron el arresto de 95 kilogramos como la mayor incautación de drogas en Australia proveniente de un barco de pasajeros o de un aeropuerto.

No, no escondieron las drogas para nada. Fotografía: Australian Border Force

No, no escondieron las drogas para nada. Fotografía: Australian Border Force

Si lo de Instagram ya te parece idiota, pues eso no fue lo peor que hicieron: la cocaína, valuada en USD $23 millones, fue encontrada por las autoridades en bolsas de plástico colocadas directamente en unas maletas y medio escondidas debajo de lo que parecían ser toallas sucias, claramente el trabajo de primerizos.

Según cuenta ABC News, Roberge se declaró culpable de ayudar al delito de contrabando de drogas el febrero, y desde entonces ha sido condenada a ocho años en una prisión australiana

La joven admitió en la corte que aceptó contrabandear las drogas a cambio de las vacaciones en un crucero porque no podía pagarlas, y podría tomarse selfies en lugares exóticos y publicarlas en Instagram “para recibir likes y atención”. Al menos tuvo la sensibilidad humana de llamarse a sí misma una “joven estúpida” que estaba recibiendo órdenes de su sugar daddy canadiense, a quien se negó a identificar. Su sentencia incluye un período sin libertad condicional de cuatro años y nueve meses de prisión, después del cual probablemente será deportada a Canadá.

Esto fue lo que la juez australiana Kate Traill le dijo antes de la sentencia:

“Roberge se dejó seducir por el estilo de vida y la oportunidad de publicar fotos glamorosas de Instagram alrededor de todo el mundo. Quería ser la envidia de los demás. Dudo que lo sea ahora. Esto es el triste resultado de una generación adicta a las redes sociales que busca alcanzar una existencia tan vacía, que los likes terminan siendo su moneda”.

La cómplice de Roberge, Lagacé, fue condenada el pasado noviembre a siete años de prisión, y también será deportada a Canadá después de cumplir un período sin libertad condicional de cuatro años. La tercera persona involucrada, el Sr. Tamine, será sentenciado en octubre.

Según el Informe Anual de Datos Sobre Drogas Ilícitas de la Comisión de Inteligencia Crítica de Australia, solo se detectaron 306 kilogramos de cocaína cruzando la frontera de ese país entre los años 2014 y 2015, y por lo general las incautaciones suelen ser de unos 20 kilogramos. No nos imaginamos cómo estas personas pensaban que iban a poder pasar con más del doble en maletas sin doble fondo. Tal vez si se hubiesen ocupado en buscar información en Google y no buscando likes en Instagram, habrían tenido mejor suerte, ¿no?

Despues de leer, ¿qué te pareció?