Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Es el acné el responsable de tu depresión… ¿o es realmente al revés?

#AcneIsNormal. Fotografía: Peter DeVito
Words mor.bo

Vamos a ser honestos: a nadie le gusta el acné. ¿Quién va a estar feliz con esos puntos blancos, negros amarillos que surgen en nuestro rostro, nuestros hombros o nuestra espalda y que transforma nuestra piel en la superficie de la Luna? Absolutamente nadie. Pero tal y como nos lo enseñó el fotógrafo Peter Devito hace unas semanas atrás, el acné es lo más natural del mundo, al contrario de los rostros perfectos llenos gracias a los retoques digitales.

Sin embargo, pese a que la mayoría de las personas suelen superar esta condición una vez llegan a la edad adulta, lo cierto es que muchos terminan padeciéndola por el resto de su vida, ocasionándoles no solo una baja autoestima, sino cuadros de depresión con los cuales se ven obligados a vivir.

Muchas veces esto es causado por el bullying que adultos sufrieron como adolescentes y que no les permitió tener una evaluación positiva de su aspecto físico, mientras que otras simplemente internalizaron su supuesta “fealdad” tan intensamente que ya no pueden verse de otra forma.

¿Pero sabías que mientras peor sea tu salud mental, peor podría ponerse tu acné? Sí, así como lo lees. La psicodermatología es un tratamiento relativamente nuevo que reconoce el vínculo entre tu piel (tu órgano más grande) y tu mente. Al tratar uno, puedes ayudar al otro: ¿tu piel está mal debido a tu terrible salud mental, o tu salud mental es mala debido a tu piel? Ambas preguntas están tan íntimamente relacionadas que es difícil decir qué vino primero, así como el huevo y la gallina.

Cortisol: tu enemigo

Hasta Bieber dice que las espinillas están de moda, relax. Imagen: Justin Bieber/Instagram

Hasta Bieber dice que las espinillas están de moda, relax. Imagen: Justin Bieber/Instagram

Los expertos coinciden en que el estrés, la ansiedad, la depresión y otras afecciones psicológicas podrían ser un motivo subyacente, y poco diagnosticado, de problemas comunes de la piel como el acné, la rosácea, la psoriasis y el envejecimiento prematuro. De hecho, la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) dice que la psicodermatología es la mejor manera de comprender la relación entre nuestra salud mental y nuestra piel, haciendo hincapié en el apoyo psicológico para los pacientes con problemas de la piel.

Si lo pensamos bien, no es sorprendente que la piel se vea afectada por una salud mental deficiente. Nuestra piel es como una envoltura protectora carnosa que nos defiende de las lesiones y las influencias ambientales, como el clima y la contaminación del aire, y está involucrada en una gran cantidad de procesos biológicos: contiene glándulas sudoríparas, vasos sanguíneos, terminaciones nerviosas y células controladas por nuestro sistema inmunológico y nuestro sistema nervioso, que a su vez se desencadenan fácilmente (sí, lo adivinaron) en nuestra salud mental.

La psicoterapeuta y fundadora Disciple Skincare, Charlotte Ferguson, explica que en la mayoría de los casos, el estrés es el principal culpable gracias a un disparo de cortisol, mejor conocida como la “hormona del estrés”:

“Cuando experimentamos estrés o ansiedad, nuestro cuerpo libera cortisol, una hormona natural que ayuda al cuerpo a lidiar con el estrés. En pequeñas dosis, el cortisol sirve como un gran mecanismo de supervivencia biológica, pero si nuestro cuerpo está expuesto a altos niveles persistentes de cortisol puede causar estragos en la piel”.

Y así, terminas no solo deprimido, sin dormir y con ansiedad, sino brotado de esos granitos en la piel que odias tanto. Ugh. El estrés y la ansiedad causan una inflamación crónica en el cuerpo que estimula a las glándulas sebáceas a producir un aceite más espeso y pegajoso al que la piel muerta se adhiere y termina bloquea los poros. Además fomenta el crecimiento de bacterias malas por lo que es el ambiente perfecto para brotes. Uggh.

¿La solución? Evitar el estrés, la ansiedad y la depresión. Sí, suena más simple de lo que en verdad es, pero si tienes este problema que une el acné y tu salud mental, consulta a un especialista que conozca de psicodermatología y que pueda unir la terapia con medicamentos que te ayuden a combatir ambos problemas: tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 11
    Me gustó
  • Me prendió
  • 20
    Lo amé
  • 13
    Me deprime
  • 2
    WTF!
  • 1
    Me confunde
Magazine

ISSUE #02

CLP $5.000
Limpiar

Yayoi Kusama acerca del miedo Aunque estemos pasando por un momento oscuro y difícil, estos nos ofrecen una oportunidad de aprender quiénes somos. “La psiquiatría no era tan aceptada en mi juventud como lo es ahora. Tuve que luchar por mi cuenta con lo que me pasaba, con mi ansiedad, sin hablar de las visiones y alucinaciones que a veces me abrumaban”. More