Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives Pride

El travesticidio de Diana Sacayán: Todo sobre el caso que generó una sentencia histórica en la justicia argentina

Celebración de activistas LGBTQI+ a las afueras del tribunal. Imagen: El Tribuno
Words mor.bo

El día 11 de octubre del año 2015, Diana Sayacán fue encontrada en su apartamento de Buenos Aires con 13 puñaladas en el pecho. Era el tercer homicidio de una persona trans que ocurría en menos de un mes en la capital argentina, lo cual alarmó a los colectivos LGBT!I+ del país, quienes comenzaron a movilizarse para visibilizar el caso del asesinato de quien en vida había sido dirigente del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL) y de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales (LGTB).

Diana fue una de las promotoras de la ley de cupo laboral para transexuales y travestis, establecida en su país desde el 2015, y que exige que al menos el 1% de los funcionarios de Buenos Aires debe pertenecer a este colectivo. También luchó por el matrimonio igualitario en Argentina, así como por la aprobación de la ley de identidad de género. Cuando la mataron, tenía apenas 39 años.

Diana Sacayán (izquierda) en uno de los rallys en pro de la comunidad trans de Argentina. Imagen: Clarín

Diana Sacayán (izquierda) en uno de los rallys en pro de la comunidad trans de Argentina. Imagen: Clarín

El proceso de investigación y juicio no fue fácil: su familia y amigos vieron pasar 12 audiencias diferentes, centrándose en la justicia en vez de sus procesos personales de duelo, vieron pasar por el estrado numerosos testigos que hablaron de la violencia, la persecución y estigmatización que sufren travestis y transgéneros en Argentina, quienes todavía son discriminados en muchos ámbitos públicos.

Pero después de casi tres años de lo que parecía ser un proceso legal eterno, la justicia argentina dio un fallo histórico, condenando a cadena perpetua a Gabriel Marino, de 25 años, quien de acuerdo a los forenses asesinó a Diana “con ferocidad”, y terminó siendo acusado por “homicidio triplemente agravado por haber sido ejecutado mediando violencia de género, por odio a la identidad de género y con alevosía, en concurso ideal por robo”.

Esta es la primera condena en la historia judicial del país sudamericano que alguien recibe una condena por este motivo, pese a que la esperanza de vida de las personas del colectivo trans en nuestro continente es de 35 años, y más común de lo que se piensa. La gran mayoría de estas muertes, sin embargo, son crímenes sin resolver, guardados en carpetas de manila y en un archivo para quedar en el olvido.

Una sentencia histórica

Familia de Diana Sacayán luego de escuchar la sentencia. Imagen: La Voz Del Pueblo

Familia de Diana Sacayán luego de escuchar la sentencia. Imagen: La Voz Del Pueblo

Sin embargo, este caso podría marcar un antes y un después en un país en el que el movimiento #NiUnaMenos ha tomado fuerza desde al año 2015, en donde las mujeres toman las calles regularmente para reclamar sus derechos, y en donde el aborto ha sido legalizado en primera instancia por la cámara de diputados, en espera de que el senado haga lo propio en los próximos meses.

La sentencia fue recibida con alegría y alivio por las activistas que esperaban el resultado en las afueras del juzgado, así como la familia de Diana, quienes declararon que todo el sufrimiento, el luto y el trauma que habían pasado finalmente valió la pena por recibir el reconocimiento por parte de la justicia, tal como lo expresó Sasha Sacayán, hermano de la víctima:

“Ella se lo merecía. Por suerte y por fin pudimos hacerlo. Por primera vez en la historia la Justicia se pronunció sobre un travesticidio. Diana, aún no estando físicamente, sigue haciendo aportes que van a cambiar la historia de nuestro país”.

Una impresión similar tuvo la activista travesti Florencia Guimaraes después de la sentencia, destacando que el juicio a Diana fue “un juicio a todas las travas. Y es sólo el comienzo. Que la justicia empiece a condenar crímenes de odio, que empiece a hablar de travesticidios, de las condiciones en las que vivimos, del sistema prostituyente que nos mata y nos condena es muy, muy emocionante”.

¿Es posible un cambio de fondo en la justicia y en la sociedad argentina bajo un gobierno conservador? Solo el tiempo lo dirá realmente, pero estos primeros pasos que legitiman los derechos de las minorías siempre producen el optimismo y la esperanza para un futuro verdaderamente inclusivo, pero sobre todo, justo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 2
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
Magazine

ISSUE #02

$5.000
Limpiar

Jair Bolsonaro en entrevista con Ellen Page: “Creo que es un asunto de comportamiento. Cuando era joven, en términos de porcentajes, había pocos gays. Con el tiempo, debido a las libertades, a las drogas y a las mujeres trabajando, aumentó bastante el número de homosexuales” + More