Durante el pasado Festival de Cine de Cannes, durante el último día de la premiación había un rumor persistente: que el premio se lo llevaría BPM, la nueva cinta del director francés Robin Campillo. Al final, la película The Square de Ruben Östlund se llevó la preciada Palme D’Or, pero BPM no se fue con las manos vacías: obtuvo el Gran Premio del Jurado y la Palme D’Or Queer, otorgada al mejor filme LGBTI+ del festival.

La cinta, laureada por la crítica como uno de los dramas más potentes sobre el SIDA y el activismo queer de principios de los 90 en París, narra la historia de Nathan (Arnaud Valois) y Sean (Nahuel Pérez Biscayart), quienes luchan por el reconocimiento del gobierno francés y la industria farmacéutica, haciendo activismo eficaz y radical en una cuidad y un país que no estaban preparados para hacerle frente a la epidemia de VIH. Esta es la sinopsis oficial:

“La organización se llama ACT UP, y sus miembros, muchos de ellos homosexuales y VIH-positivos, abrazan su misión con una urgencia literal de vida o muerte. En medio de manifestaciones, protestas, debates feroces y fiestas de baile, el recién llegado Nathan se enamora de Sean, el líder radical del grupo, y su pasión se dispara contra la sombra de la mortalidad mientras los activistas luchan por un avance”.

BPM (originalmente titulada 120 Battements Par Minute) será la entrada oficial de Francia para la categoría de Mejor Película Extranjera en los Oscars, y llegará a los cines el próximo 20 de octubre. A continuación, el intenso y poderoso trailer de este drama sobre amor, celebración y lucha:

Despues de leer, ¿qué te pareció?