Los sábados son días más agitados que lo normal, pero en el buen sentido. Son esa parte de la semana que opera al revés: todo funciona de noche: las fiestas, las junta-piola con amigos y, por supuesto, los conciertos.

No es primera vez que Él Mató a un Policía Motorizado toca en nuestro país. Probablemente tampoco sea la última. El año pasado habían visitado nuestras tierras para presentar La Sintesís O’konor (2017) su último trabajo discográfico con el que han dado la vuelta al mundo.

La jornada se dividió en tres actos. Todos con la misma potencia, pero con distintas direcciones. La jornada inició con Usted Señálemelo, banda argentina que de a poco va haciéndose un espacio dentro de la escena. Los chicos partieron puntual y el público que paulatinamente iba llenando los espacios vacíos del Teatro Coliseo al parecer disfrutaban lo que están escuchando. Algunos coreaban sus canciones con perfecta sincronía, otros tarareaban y el resto intentaba seguir el ritmo dejándose llevar por el movimiento.

Ases Falsos tuvieron una jugada ya conocida. Cuentan con una fanaticada activa, que los sigue con la camiseta bien puesta. Bajo esos estándares, resultaba imposible tener reparos dentro de su presentación. No fueron protagonistas, pero tampoco teloneros. Sonaron bien, agitaron a la masa y entregaron un show prolijo, propio de la banda.

Él Mató a un Policía Motorizado. Imagen: Transistor

Él Mató a un Policía Motorizado. Imagen: Transistor

Los afiches promocionales ponían el nombre de la banda en grande. Sabían que al hacerlo atraerían más gente. Y así fue. Minutos previos a la presentación que daría el cierre al evento, la gente comenzó a acoplarse y el espacio personal a reducir su espacio. Todos esperaban a Él Mató.

El setlist fue bastante flexible. Pasó desde lo estridente hasta lo sereno — y viceversa —. De la pena a la euforia. Repasando éxitos y dando de probar al público parte de lo más reciente, la banda tuvo la capacidad de equilibrar sensaciones. Dieron espacio a quienes venían a recordar al ex con canciones tristes pero sin olvidar a quienes asistieron compartir sudor con otros fanáticos en algún mosh pit.

La unión hace la fuerza. Y este show no quedó ajeno a esa afirmación. El partido de tres tiempos fue exitoso, cumplió expectativas y dejó satisfechos a quienes asistieron. Los comentarios negativos se centraron en el espacio, pues a ratos era complejo entender a los músicos que, desde el escenario, intentaban comunicarse con el público.

Afuera la gente compraba el merch improvisadamente instalado. Con chapitas, stickers y posters, el evento se daba por finalizado. Habrá que esperar hasta el próximo round.

Él Mató a un Policía Motorizado. Imagen: Transistor

Él Mató a un Policía Motorizado. Imagen: Transistor

Despues de leer, ¿qué te pareció?